¡¡A volar!!

Cargada de todo el amor que una madre como María tiene dentro, hoy compartimos con el mundo esta carta íntima que tanto trabajo interno conlleva. Algo tan fundamental como es respetar los tiempos, los de tu hija, en este caso, y saber acompañarlos, sin perder de vista los tuyos propios, marca las pautas para volar juntxs y felices. Gracias María por la generosidad que demuestras dejándonos compartir este momento.

IMG-20150817-WA0002

AUTORA: María

Después de más de 2 años sabiendo y viviendo la verdad,  creo que llegó la hora de decirle adiós a mi niño,  ese niño que nunca estuvo pero que mi mente no estaba preparada para despedir:
Pequeño Germán, te llevé 8 meses en mi vientre, naciste y te convertiste en la alegría de la casa, eras un niño gordito, sonriente y feliz, desbordabas alegría por dónde quiera que pasabas, pero empezaste a crecer y tu carita dejó de sonreír. Me sentía una mala madre porque algo estaba fallando contigo y yo no veía que era,  rechazabas la ropa, el nombre,  los juguetes,  me rechazabas a mi…
Hoy, dos años después de que “te fueras” definitivamente, tengo que despedirme de ti… uff ¡Dios! !!No puedo!!…  cómo me cuesta… aunque sé que ya no estás y que en realidad nunca estuviste, yo te acuné, te vestí, te nombré y te amé como aquel niño precioso que pensé que eras. Qué difícil es esto, estoy intentando despedirme de ti, aún mirando a mi lado y viendo que quien realmente está es una preciosa niña llamada María que rebosa la alegría y la felicidad que debías desbordar tú.
Bueno mi niño, con esta carta quiero decirte que siempre estarás en mi corazón, aunque mi mente sabe perfectamente que nunca has existido.
A aquell@s padres y madres que saben que no tienen un hijo sino una hija y viceversa,  no tengáis miedo,  estamos aquí de paso y para ser felices, y por muy duro que parezca el camino, más duro es caminar contra el viento sabiendo que el camino va a terminar en el mismo lugar.
¡Adiós Germán! ¡Bienvenida María! ¡A volar!

9 thoughts on “¡¡A volar!!

  1. Menos mal que María no es mi hija “María”por un momento pensé que la autora del artículo si hablaba de mi María ,a no ser que …………………

  2. Se me ponen los pelos de punta, qué sensación tan curiosa la que muy bien describes. Debe de ser muy duro. También tengo una peque transexual, pero no siento que haya perdido a nadie en ningún sentido. Eso sí, que gran liberación y tranquilidad supone aceptar la realidad.
    Me parece muy interesante esta variedad de sentimientos y sensaciones que sentimos los padres.

  3. Que emoción al leer tu carta. Llevamos un mes de tránsito y tengo esos sentimientos encontrados… Felicidad por ver la sonrisa y alegría de nuestra pequeña y tristeza y añoranza por la despedida. Sentimientos difíciles de explicar….

    • Mucho ánimo Ana! Yo me he vuelto ha emocionar al leer lo que tanto me costó escribir, pero poco a poco todo se normaliza y esos sentimientos de pérdida o de tener que despedirnos de ell@s, se va desvaneciendo. Un abrazo y mucha fuerza!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *