Chrysallis en el Parlament de Catalunya

David Tello, Presidente de Chrysallis Catalunya Asociación de Familias de Menores Transexuales

Buenas tardes,

En primer lugar, quiero agradecer, en nombre de Chrysallis, la invitación a este acto en el Parlament, foco generador de respeto y democracia, protección y erradicación de las desigualdades.

Quiero aprovechar también para agradecer la acogida, el apoyo y los consejos que hemos recibido en todo momento de todas las asociaciones del colectivo LGTBI desde el primer día.

Es cierto, hace poco tiempo que estamos aquí, pero este tiempo no ha sido en vano y no son pocas las acciones que hemos hecho, hacemos y haremos para visibilizar y defender los derechos de nuestros menores transexuales. El hecho de comprobar que No todos tenemos los mismos derechos, nos obliga a todos nosotros, padres y madres, a hacernos activistas.

Consideramos la transexualidad como una muestra más de la diversidad humana, no como una patología y por eso decidimos compartir este camino al que cada día se incorporan nuevas familias que apoyan a sus hijos e hijas.

Una realidad desconocida en una sociedad moderna totalmente binarista, un sistema social que sólo acepta dos categorías “hombre y mujer” y marcado de etiquetes, la diversidad enriquece a nuestra sociedad, no la podemos ocultar, no debemos olvidar que esta diversidad nos hace persones ricas, peculiares y maravillosas. La ocultación, el rechazo y la falta total de empatía son algunos de los peores crímenes de la humanidad.

Hasta este momento hemos mantenido numerosas reuniones en distintos ámbitos, Ensenyament (Enseñanza), Benestar i Família (Bienestar y Familia), Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo), Justícia, y hemos llamado a puertas que, también les tengo que decir, No siempre están abiertas, y a menudo recibimos muy buenas palabras y pocos hechos.

Somos padres y madres que lo que hacemos es escuchar y acompañar a nuestros hijos para que sean felices. Las personas transexuales y sus familias sufrimos cotidianamente actos de microviolencia tanto sociales como institucionales, miradas, burlas, comentarios, explicaciones continuas, etc… tenemos que poner fin a que se siga tratando a las personas transexuales como ciudadanos de segunda, como hasta el momento.

Chrysallis es una Asociación de Familias de Menores Transexuales a nivel estatal creada en julio del 2013 por un reducido grupo de padres muy valientes.

Actualmente la forman unas 300 familias y aquí, en Cataluña, somos 37 familias afiliadas. Existen varias delegaciones, en distintas comunidades y, a finales de noviembre, creímos conveniente crear una delegación en Cataluña.

Somos un grupo cada vez más numeroso implicado de forma directa en la transexualidad infantil y adolescente.

Cuando hablamos de personas transexuales nos referimos a aquellas personas a las que se les ha asignado una identidad sexual que NO corresponde con la suya.

El objetivo de la asociación es favorecer al máximo el bienestar de los menores trans y de sus familias, por este motivo los acompañamos en el proceso de comprensión, aceptación y poder afrontar una realidad que, en la mayoría de los casos, era desconocida.

Padres y madres que nos unimos para ayudarnos en la crianza de nuestros hijos transexuales, ayudar y asesorar, visibilizar esta realidad, y defender y promover los derechos en la infancia y adolescencia trans.

Nuestro objetivo es seguir creciendo, llegar a todas las familias que lo necesiten, facilitar la expresión de miedos, dudas, asesorar y documentar frente a distintos procesos tanto a nivel legal como registral.

Luchar contra el acoso y el bullying, reducir y erradicar el sufrimiento producido por la mala praxis profesional y visibilizar de forma clara y comprensible la transexualidad en la infancia.

Desde Chrysallis exigimos a los poderes públicos, a las administraciones educativas y sanitarias, a los encargados de los registros civiles, a los grupos parlamentarios y partidos políticos, y en general a toda la sociedad, que se proteja y respete su identidad sexual, y que se ponga fin a la transfobia en todos los ámbitos.

Exigimos el desarrollo total de la ley autonómica aprobada en este lugar en noviembre del 2014 contra la LGTBI fobia, a los partidos políticos y grupos parlamentarios estatales que de una vez se promulgue la Ley que reconozca y garantice el derecho a la identidad de género autopercibida, despatologizando la transexualidad, incluyendo a los menores transexuales, que abarque todos los derechos donde las personas trans vean limitados sus derechos.

Exigimos a los poderes públicos, a cada uno en el marco de sus competencias, que adopten medidas para erradicar de forma real la transfobia en todos los ámbitos: en el educativo, en el laboral, en los medios de comunicación, en las redes sociales, etc.

Queremos romper con los tópicos erróneos, las personas transexuales NO nacen en un cuerpo equivocado, lo que está equivocado es la mirada de la sociedad, la transexualidad forma parte de la diversidad, NO son niños que quieran ser niñas o niñas que quieran ser niños, sino que son niños y son niñas.

La identidad sexual es el sentimiento íntimo de cada persona y no la dictaminan los genitales.

Cuando nuestros hijos hacen el tránsito social, es decir, muestran al mundo quiénes son realmente, son felices, está relacionado al 100% con su autoestima.

El hecho de corregirles, ocultarlos o ignorarlos les crea inseguridad, depresión y, en algunos de los casos que ya saben, suicidios.

Defendemos los derechos de la infancia y adolescencia transexuales en distintos ámbitos: EDUCATIVO, LEGAL, SANITARIO, SOCIAL, DEPORTIVO Y CULTURAL.

En el ámbito de la enseñanza exigimos a las autoridades educativas que lleven a la práctica la transmisión de valores como el respeto a la diversidad sexual, tal como dice la ley del 2014, en los artículos 10 (Formación y sensibilización), 12 (Educación), 23 (Personas trans e intersexuales), y que no resten importancia a las conductas que tienen como trasfondo la transfobia. Frente a la transfobia, y en todas sus manifestaciones, debe haber tolerancia cero. No se debe pasar ni una broma, comentario, pregunta o mirada irrespetuosa por razón de identidad sexual, porque el dolor que causa en las personas transexuales y sus familias es terrible. A las pruebas nos remetemos.

El respeto por la libertad debería aprenderse antes que cualquier otra enseñanza. Tenemos que parar la discriminación y el bullying transfóbico en todos los centros educativos. La transfobia mata a diario, el acoso escolar se puede combatir y prevenir. No sólo matan los golpes; los hechos y las palabras también matan.

La realidad, señores, es que los colegios no tienen conocimiento de la transexualidad, se debe formar a los profesionales de la educación, maestros, auxiliares, orientadores, psicólogos, trabajadores sociales y equipos directivos.

Es necesario un protocolo de actuación, formación del alumnado y del resto de la comunidad educativa, que se incluya en los libros de texto, que desde pequeños se explique a los alumnos que la transexualidad existe, que forma parte de la diversidad, si desde pequeños se explicara, se entendería y se evitarían episodios de acoso y bullying.

Chrysallis elaboró un protocolo escolar donde se pide que nombren a nuestros menores por su nombre sentido, que este nombre sentido figure en todos los documentos, que el género usado corresponda con el género sentido, y que puedan ir a los baños y vestuarios que les corresponda según su identidad.

Este protocolo se está aplicando hoy en día en nuestros colegios donde se ha presentado y en la mayoría de los centros empatizan y miran por el bien de nuestros menores, pero, por desgracia, no en todos, exigimos al Departament d’Ensenyament que vele por nuestros menores y se implante este protocolo tan necesario.

Tengo que decirles que recibimos peticiones de muchos colegios, de profesores, educadores, solicitando información y charlas. Lo hacemos y miramos de llegar a todos los colegios pero sin la ayuda de ustedes no podemos llegar a todos los sitios. ¿Quién mejor para explicar la transexualidad en los colegios que las personas trans? Pedimos que cuenten con ellas para formar a los equipos de asesoramiento psicopedagógico y cualquier tipo de colaboración en materia de formación.

En el ámbito legal reclamamos la derogación de la ley estatal del registro civil de marzo del 2007 para obtener el documento nacional de identidad, la consideramos anticonstitucional, ya que excluye a los migrantes y a los menores, nos preguntamos ¿dónde queda el interés superior del menor?

Además, esta ley para personas trans mayores de edad es totalmente patologizante, un médico les tiene que diagnosticar “disforia de género”, es decir, tienen que demostrar que están enfermas para poder solicitar este cambio de nombre.

Pedimos a los jueces encargados de los registros civiles, así como a los fiscales que deben proteger a estos menores, que mientras la Ley no facilite la rectificación del sexo registral de los menores, se autoricen los cambios de nombre.

Esto permite que estos menores puedan hacer una vida exenta de tener que dar continuas explicaciones que les humillan y, en particular, evitar que en los centros escolares se ponga en relieve públicamente su condición de persona transexual, lo que a día de hoy lamentablemente suele ser el detonante de situaciones de acoso escolar.

En el ámbito sanitario exigimos a las autoridades sanitarias que asuman una concepción no patologizante ni sexista ni tránsfoba de la transexualidad tal como dice la ley autonómica.

A día de hoy tenemos que llevar a nuestros hijos e hijas a una unidad de psiquiatría, pero en realidad deberían ser atendidos por pediatras, endocrinos, ginecólogos o sexólogos.

Nuestros hijos transexuales NO son enfermos, se diagnostica la transexualidad como disforia de género y anomalía, exigimos más endocrinos pediátricos y formación en general a los profesionales de la salud pública, hoy en día inexistente.

Proporcionar a los menores transexuales el tratamiento hormonal SIEMPRE A PETICIÓN DE LOS MENORES, y teniendo en cuenta la autonomía del menor, que se les evite el desarrollo de caracteres sexuales secundarios no deseados y les permita el desarrollo gradual de los deseados, en equivalencia a los adolescentes de su misma edad.

Queremos un protocolo de actuación no segregador, cercano y que acompañe a las personas trans en sus necesidades y decisiones, es imprescindible que las personas trans sean atendidas sin prejuicios ni estereotipos y que se respete su autodeterminación en relación a su identidad y a su tiempo de transición personal.

Por esto apostamos por el modelo que se está elaborando junto con otras asociaciones trans de Cataluña. Un NUEVO MODELO DE ATENCIÓN A LA SALUD DE LAS PERSONAS TRANS EN CATALUÑA donde se garantiza el acceso a la salud a las personas trans desde una perspectiva despatologizadora y humanista incluyendo a los menores.

Para terminar quiero dar las gracias al Departamento de Bienestar Social, Área por la igualdad de trato y la no discriminación de la Secretaría de Familia, en concreto a las señoras Lluïsa Jiménez, Anna Rodríguez y a su jefa actual, la sra. Mireia Mata por su predisposición a escucharnos y ayudarnos a desarrollar la ley autonómica catalana.

A día de hoy se ha concedido a cualquier menor de edad y adulto transexual su tarjeta sanitaria con su nombre sentido y se está trabajando en distintos proyectos y objetivos.

Queda mucho por hacer y confiamos en este departamento para conseguir que se aplique la totalidad de la ley.

Agradecer desde aquí también el trabajo del sr. Miguel Ángel Aguilar, fiscal coordinador del servicio de delitos de odio y discriminación de Barcelona, por su interés en trabajar y colaborar en cualquier petición de cambio de nombre de nuestros menores que realizamos en Cataluña.

Queremos hacer una llamada de atención a las administraciones para que velen de una vez por las necesidades de la infancia y adolescencia transexual, el hecho de vivir en un mundo que no te entiende causa inseguridad.

Todos tenemos derecho a ser quien realmente somos, sin ocultar nuestra identidad, y a vivir dignamente.

En definitiva, exigimos que se respeten los derechos humanos de las personas transexuales, su dignidad como personas, que todos y todas los que componemos nuestra sociedad respondamos a este reto como corresponde a una sociedad del siglo XXI.

Muy orgullosos de nuestros hijos e hijas, siempre lo decimos y lo seguiremos diciendo “nos han dado una lección en la vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *