Daniela: mi regalo.

IMG-20150813-WA0000

Cuando me quedé embarazada supe que aquel bebé iba a ser maravilloso, supongo que como muchas de las madres primerizas, llenas de ilusión, pasé un embarazo espectacular, creo que fueron los mejores nueve meses de mi vida… Y por fin llegó el día en que le pude abrazar, nació un varón al que le pusimos “Daniel”, era precioso, dormilón y siempre sonriente. Ambos teníamos una conexión muy especial, cada noche se quedaba dormido cogido de mi mano, nos mirábamos y eramos uno…

Fue creciendo, era un niño noble, sensible y muy cariñoso pero…diferente al resto de niños. Jugaba con su hermana y su roll siempre era el de niña, sus juegos, sus muñecas y sus vestidos de princesas, que sólo le regalaban mis amigas o mi sobrina. Se solía poner una blusa en la cabeza a modo de melena y recuerdo como le encantaba el baile, de hecho en aquella época yo bailaba sevillanas y tenia un vídeo que ponía en casa para fijarme y mejorar mi técnica y él se sentaba con 4 añitos y se quedaba embelesado hasta que yo terminara, después se iba al baño y se ponía una toalla en la cintura que se amarraba con un cinturón para hacerse su bata de cola y una blusa para hacerse su melena y venga a bailar delante del espejo: que arte tenía!! Mi profesora de baile flamenco, que ya lo conocía me dijo un día: “trae al niño y lo enseñamos” y una vez allí, en su clase de baile Dani le decía: “Soraya yo quiero bailar con falda” y ella le regaló la falda, pero para casa, (no porque ella no quisiera que bailara en la clase con la falda sino para protegerlo), otro día: “Soraya, yo quiero bailar con zapatos de sevillana no con las botas feas de chico “ y Soraya le dijo: “si te aprendes hasta la segunda te regalo los zapatos de sevillana los de tachas que hacen ruido” y que felíz era Dani taconeando en casa con su falda … Gracias Soraya, gran persona y professional, que sin saberlo fuiste de las primeras personas en aceptar a mi hij@ como era.

Con 5 añitos Dani empezó a tener problemas de aprendizaje en el cole, lo llevamos a una psicóloga y nos dijo que tenía un 70 por ciento de ansiedad ocasionada por la presión de los estudios y por todo lo que el resto de los niños se metían con él, además de una feminidad muy marcada (ojalá en aquel instante nos hubieran explicado o al menos informado que nuestro Dani era en realidad una niña trans pero no fue así ) , solo nos recomendó que dejáramos al niño ser tal cual él se sintiera y así lo hicimos… En casa siempre se le respetaron sus juegos, sus gustos y sus actitudes, ya que lo cierto es que yo nunca vi a un niño, siempre veía a la niña que era pero yo no sabía que nombre ponerle a lo que le pasaba a mi hijo, ignorante de mi siempre creí que lo que tenía era un hijo gay, y así lo aceptaba…

Un día Dani nos dijo que para Reyes quería el traje de “Bella“, el de la Bella y la Bestia pero su papá dijo que no, porque ya tenía muchos disfraces, mi contestación fue tajante y le dije a mi marido que la semana siguiente iría a la tienda Disney  y se lo compraría. Yo no pretendía imponerme, pero pensé que era la manera de que mi propio marido se diera cuenta de lo que en realidad le gustaba al niño y lo que ambos queríamos era a un hijo simplemente feliz. Y así fue que llegó el día de Reyes y Dani vio que no estaba su vestido de “Bella” y decía: ¿¿pero por qué los Reyes Magos no me han traído lo que les pedí??. Esa misma semana nos fuimos a la tienda Disney y allí se lo compramos, era el niño más feliz del mundo y en cuanto llegamos a casa lo colgó y lo puso junto a los zapatos y la diadema y lo miraba con ojos de:  ¡ya lo tengo!, !es mío!.

Con solo seis añitos nos decía que cuando fuese mayor se quedaría embarazada ya que sería una chica, yo claro que me quedaba un poco desconcertada y desde mi ignorancia le contestaba: ”Dani cariño, tú no puedes quedarte embarazada ya que eres un chico y hay q tener los órganos femeninos de mujer”, y el pobrecito mío seguía insistiendo, “que sí mamá que ya verás como yo voy a ser mama”, yo me decía a mi misma que mi niño vivía en los Mundos de Yupi!! Era un niño muy fantasioso y algo inmaduro, pero la que vivía en los Mundos de Yupi era yo que no me enteraba de nada.

Con siete añitos viene un día del cole y me dice: mamá, ¿sabes que hablando con una amiga del cole me dijo que yo me puedo operar de chica?. Y le contesté: claro que sí Dani, genial, pero hay que esperar a ser mayor para la operación y entonces serás lo que quieras ser …

Mi niño pasaba mucho desconsuelo, principalmente de su hermana siempre le decía: jooo Brenda que suerte tienes que mamá te puede hacer todos los peinados que quieras pero tú nunca te dejas, si yo tuviera el pelo largo me dejaría hacer lo que mamá quisiera . Yo le decía: Dani déjatelo crecer . Y me contestaba: ¡¡nooo, mamá estas loca!! (como queriendo decir eso no podia ser, si ya se meten conmigo así imagínate si me dejo melena.)

En el colegio no tenía amig@s, lo despreciaban, lo insultaban no le invitaban a los cumpleaños por ser diferente, “como vas a ser una niña si eres un niño”, le decían constantemente, fue una época muy dolorosa. Cuando Dani contaba que tenía una amiguita nueva (le hacíamos la ola), nos volcábamos, la invitabamos quedarse en casa, la invitabamos al cine, a comer con tal de que fuera amiga de nuestro Dani , para nosotros era increíble , sólo tenía como amigas a sus primas y a los hijos de nuestros amigos, ya que ellos sí la aceptaban tal cual era y cuando venían a casa se lo pasaban pipa. Se disfrazaban, hacían teatro y siempre estaban preparando algún baile para las fiestas de los cumples o de fin de año que hacíamos en casa y disfrutaban ya que en casa Dani no había problemas ni limitaciones y podía ser “el” mismo…

Pero empezó a crecer y a darse cuenta de la crueldad que los niños tenían y que ni él mismo entendía… Aún recuerdo el día que llegó del cole con su uniforme y en el rincón de su habitación me dijo: “mamá ¿¿¿por qué los niños me insultan y no quieren estar conmigo??? ¿¿Por qué mi hermana Brenda sí nació una niña y yo no?? mamá ¿¿por qué, por qué mamá??¡¡no es justo Brenda sí y yo no!!! Entonces empezó a llorar de una manera que yo nunca había visto, de dolor, y a mí lo único que se me ocurrió fue abrazarlo, porque no tenia palabras que le pudieran consolar, tan solo mi impotencia y llorar juntos. Yo pensaba ¿Dios mío por qué tanto sufrimiento para estos niños?

Día a día Dani siguió reafirmandose, de mayor sería chica, yo pensaba que teníamos que esperar a que creciera, que no se podía hacer nada de momento, otra vez mi desconocimiento e ignorancia. Ya con 10 añitos pasó un tiempo preguntándome cada día: ¿¿Mamá cuando vas a ir al médico para operarme de chica?? Mamá cuando me van a operar??” , y yo le decía: Dani eso será cuando seas mayor, ahora no se puede eres muy pequeño. Pero yo empezaba a preocuparme de verdad, aunque ya en aquella época salían en la tele chicas trans y le decía a Dani que esas chicas eran como “él” y me miraba y me preguntaba: ¿¿si??- con cara de incrédulo- pues yo quiero ser como ella !!que guapa!!- decía.

Llegué a contactar con Carolina Córdoba del programa de televisión de Supervivientes y no me perdía ningún programa donde saliera ella o sus padres contando su historia y fue ella quién me explicó que en mi ciudad tendría que haber alguna asociación LGTB pero yo no tenía ni idea. Por suerte, en aquellos días haciendo zapping emitieron “21 días con Samanta: niños transexuales” y yo sólo podía llorar, eran como mi Dani y al día siguiente le puse el programa a mi marido y los dos nos mirábamos y comprendimos que así era Dani y allí apareció Gamá y recuerdo que llamé en ese mismo instante, recuerdo que les dejé un mensaje en el contestador preguntando que si ellos me podrían ayudar porque sino me iría a la Península, a donde hiciera falta, ya por fin sabíamos lo que le pasaba a nuestro niño, Dani era una niña transexual.

Así fue como empezamos a ir a Gamá, donde María José su psicóloga le hizo de acompañamiento, pero “él” lleno de miedos, no se atrevía a vivir con su verdadera identidad por miedo, por vergüenza al que dirán , por todos los prejuicios que en esos díez años tenía en su cabecita. Estuvimos dos años de psicólogo hasta que un día me dijo: mamá no quiero ir más a María José. y le pregunté: ¿por qué Dani ?? y su respuesta fue: No, por nada, ya estoy bien no necesito ir. A mi la verdad es que me extrañaba y le preguntaba pero no me decía nada… y de pronto empezó a decir que tenía una novia y a su papá le decía: Papi enséñame a ser un chico fuerte, papá enséñame cómo se conquista a una chica… Nosotros dos extrañados no dábamos crédito a su nuevo cambio, aquel año no fue mi Dani, estaba triste, no hablaba nada del tema, es más un día me llamaron para una reunión de familias con niños trans desde Gamá y no quiso ir, así que volvimos a respetar sus sentimientos pero sí nos preocupaba mucho porque no era mi “niño”, el que siempre estaba contento a pesar de todo lo que le pasara.

Gracias a que pronto llegaron nuestros adorados veranos, en esos meses donde Dani podía ser otra vez “él”, sin miedos y libre, dónde no había insultos, dónde dejábamos de ver a los niños de su clase, que alivio de verdad y dónde volvía mi Dani alegre, el de las poses, mi niño especial y un día de repente me dice: mamá quiero que me lleves otra vez a hablar con María José, quiero vestir de chica el año que viene cuando vaya al instituto. Y así fue como nos pusimos manos a la obra, contentos aunque con muchos miedos sin saber a que nos íbamos a enfrentar y de nuevo una luz en nuestro camino: Chrysallis, donde habían otros padres y madres como nosotrxs con los mismos miedos e incertidumbres, donde nos entendíamos, no necesitábamos dar explicaciones, estábamos en el mismo barco y eso me ayudó a quitarme muchos miedos a empoderarme como madre para salir a luchar ahí fuera por los derechos de nuestra hija.

Hoy Daniela vive con su verdadera identidad, feliz viviendo y sintiendo como una adolescente más . Por todo lo recibido quiero dar las gracias a Gamá , a María José nuestro ángel que nos guió en un camino donde parecía que era ella la única que nos entendía. A la Asociación Chrysallis por todo lo que está consiguiendo para nuestrxs niñxs y su futuro. Gracias a la familia, a los amigos de siempre por hacernos este camino más fácil con vuestro apoyo y como no a su “profe” Mari Carmen que tanto quiso y protegió a mi Daniela… A mi marido por ser un gran padre y muy buena persona y a mi Brendi por ser una gran hermana e hija maravillosa llena de bondad… pero sobre todo gracias a tí, Daniela, que nos has enseñado un mundo desconocido y del que hemos crecido como personas, ahora somos más grandes de mente, de alma y de corazón, un mundo en el que hemos conocido a personas maravillosas, nuevas familias encantadoras, gracias Daniela porque ¡¡eres un regalo de Dios!!

¡¡Gracias por existir!! Mamá que te adora.

8 thoughts on “Daniela: mi regalo.

  1. precioso. …madremia cuanto me emociono.
    Después de leer los testimonios ne quedo sin palabras, pensando en q cada testimonio es un poco rl espejo de nuestras vidas…….
    q valiente Daniela y su familia bss

    • Siempre sentí una gran admiración por vos mi ARA”, una madre coraje en toda regla, una campeona, una luchadora!!, cada día esperaba q llegarás a piscina para empaparme del tema, te acordas?
      Cuando conocí a Daniela era un ángel, q bonita, cta afinidad!!, amiga mía eres un ejemplo a seguir!!
      Nunca bajes los brazos hay q seguir avanzando!!!
      Un abrazooooooooooo a los tuyos y a todas las familias q pasan la misma situación !!!!

  2. Anabel y yo hemos leído juntos tú relato de madre, nosotros hemos tenido la gran suerte de conocer a Dani desde pequeñito, lamentablemente este mundo donde felizmente se encuentra ahora Daniela, era por aquel entonces todo muy desconocido y hasta tabú, injustamente para ella. Recuerdo perfectamente a Dani todas las mañanas llevándolo al colé una vez recuerdo que me dijo “Javi tú me acompañarías para operarme a Barcelona” yo le respondí que podría contar conmigo para lobque hiciera falta por ser feliz, entendí perfectamente que ese era su camino y que sería sólo cuestión de tiempo su cambio, aunque pensé sinceramente que ese gran paso lo daría ya de mayor y nunca en la adolescencia por la crueldad de esta sociedad, lo que indica la gran valentía y decisión de Daniela y la gran suerte de tener a los padres que tiene que lo han apoyado con muchas dificultades por miedos y rechazos. Creo que todos hemos aprendido de Daniela y reconocer que prevalece la felicidad antes que los prejuicios de esta injusta sociedad, como amigos que somos y nuestros hijos, ha sido una lástima haberlos ayudado más en todo lo que han pasado por cambios en los colegios y fin de etapa de mis hijas pero sabíamos que tenían el apoyo de una santa como profesora Mari Carmen. Sólo deciros que aunque la vida ahora mismo lamentablemente no nos veamos como quisiéramos, nos tienen para lo que haga falta y ahora me dirijo a Daniela, cielo has sido muy valiente has luchado por ser como querías ser desde pequeñito, seguro que encontraras personas que te quieren como eres, del resto simplemente es que no conocen lo grande que eres, sabes que aunque hace tiempo que no nos vemos nos tienes ahí como amigos igualmente mis hijas que te quieren a ti y a Brenda. Este detalle por parte de tu madre demuestra lo que te quiere, tienes a la mejor amiga ahí contigo tú madre y hermana igualmente tu padre siempre te dará buenos consejos, a la espera de darte un fuerte abrazo mi amiga Daniela.

  3. Una bonita y dura historia de una madre coraje..,doy fe de la misma ya q he tenido la suerte de vivir en persona parte de ella y ser cómplice en alguna q otra ocasión !

  4. Preciosas líneas para contar un largo y difícil camino recorrido.
    Tengo la suerte de conocerles y sólo puedo decir que me siento afortunada de haberles conocido… Daniela desde que te conocí me di cuenta de la gran persona que eres, fuerte y luchadora, llena de ternura y siempre afrontando todo con una sonrisa en los labios… Eres maravillosa
    Brenda mejor hermana y amiga no puede existir…
    Y ustedes Araceli y Daniel padres luchadores… Superando todos los obstáculos que no han sido pocos, es admirable ver como nunca se han rendido ni se han dejado llevar por nada ni por nadie… Sólo buscaban la felicidad de Daniela y por fin la han encontrado, les admiro mucho y les quiero por ser una familia sincera, sencilla y muy unida.
    Todo mi cariño y amistad por siempre

  5. Siempre tuve mucha admiración por vos mi ARA”, una madre coraje, luchadora!!, el esperarte cada mañana para escuchar lo q habías avanzado, los comentarios te acordas?
    Cuando conocí a Dany papá, un encanto de persona, no estabas sola amiga!!, ahora q ya ha pasado tiempo, q feliz me hizo el leer tu cartita, cta emoción junta!!!
    Mi Daniela es preciosa, pero sobre todo una niña feliz!!, gracias a ustedes q la acompañaron en este largo camino q han emprendido”
    Un abrazooooo muy fuerte de corazón y mucho ánimo a las familias q pasan por esto también!!!
    Besos a vos mi reina!!!

  6. Hola Ari tan emocionante historia dura ,muy luchada ,coraje sin parar que contrar.. y con final muy feliz a mi no me coje p sorpresa porque te conozco desde soltera hasta ahora estupendamente deseando de verlos para abrazarlos a todos .Hay que vivir al futuro y no hay mas sino una lucha diaria .Un beso fuerte para esa familia modelo a seguir de corazón una amiga de las de verdad

  7. He leído esta histotia con mucha atención, es un relado de una madre valiente y de un pequeño que ha sufrido pero que no se ha rendido en su lucha por ser él mismo, fiel a su identidad, he sido parte de esa sociedad que mira hacia otro lado ya que el problema es de otros, poco a poco he ido evolucionando y abriendo mi mente y mi corazón, agradezco a Daniela y a su familia y a este relato que ha conseguido abrir mi corazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *