Educación acuerda que los niños transexuales usen el uniforme y el nombre según su identidad de género

La Junta decide acceder a las peticiones de los padres de tres alumnos de 6, 8 y 9 años, por lo que la Fiscalía da por zanjada la presunta discriminación

La Delegación de Educación ha acordado establecer una serie de medidas para que los centros que tengan alumnos transexuales puedan adaptarse a las peticiones propias del género con el que se identifican, como el uso del uniforme y sus nombres de pila. En este acuerdo, que ha sido trasladado a la Fiscalía de Violencia contra la Mujer y la Discriminación Sexual que investiga por presunta discriminación la negativa de tres colegios malagueños a atender las peticiones de los padres de tres niños transexuales de 6, 8 y 9 años, Educación recomienda que los niños y niñas puedan llevar el uniforme o ir vestidos con la ropa del género con el que se identifican y también que el profesorado se dirija a ellos por el nombre que acuerden los menores y sus familias. En el escrito se señala que «con el objeto de facilitar el bienestar y el desarrollo de estos menores», los centros educativos adecuarán también su documentación interna teniendo en cuenta el género con el que se sienta identificado el alumno o la alumna. De esta manera, el nombre elegido será plasmado en documentos como las listas de clase, el carnet de estudiante y el boletín informativo de las notas, entre otros. No obstante, en el registro oficial del centro escolar deberán mantenerse los datos de identidad originales como figuran inscritos en el Registro Civil.

Además, Educación insta al profesorado de cada centro, concretamente a los especialistas, para que «a la hora de desarrollar actividades grupales tengan también en consideración la identificación del género».

El escrito de Educación, sin embargo, no menciona expresamente la petición hecha por los padres sobre el uso del aseo y se limita a comentar que los menores afectados «utilizan un aseo propio».

Con este acuerdo que la Delegación de Educación plasma negro sobre blanco, la Fiscalía da por zanjado el asunto, y una vez que haya sido comunicado a los tres centros afectados cerrará la investigación por presunta discriminación sexual que abrió tras la denuncia de la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA).

Esta organización puso en conocimiento del Ministerio Fiscal que tres centros malagueños, en concreto el colegio público María del Mar Romera de la Cala del Moral y los religiosos María Auxiliadora II de Marbella y Virgen del Carmen-San Patricio de la capital, habían puesto trabas a los niños transexuales cuyos padres exigieron a principios de curso que en sus respectivos centros se respetase su nueva identidad, permitiéndoles utilizar el baño y llevar el uniforme acorde a ella y llamándoles por el nombre que habían elegido.

Pese a que el conflicto se ha resuelto, la fiscal andaluza de Violencia a la Mujer y Discriminación Sexual, Flor de Torres, cree necesario elaborar de un protocolo para que la comunidad educativa conozca cómo debe actuar en casos como estos.

Fuente: Diario Sur, MÁLAGA (Montse Martín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *