Gabriela, la niña transexual del colegio San Patricio, abandona el centro

La familia estudia acciones legales y considera que la menor, de siete años, ha sido “expulsada” por su condición

Gabriela tiene siete años. El colegio San Patricio, de la Fundación Diocesana de Enseñanza de Málaga, no dejaba que la menor acudiera con falda o que pudiera entrar en los baños de las chicas. Durante años la tensión entre los padres y los responsable del centro iba a más. El asunto llegó a la Fiscalía de Málaga que archivó la denuncia mientras que la Junta de Andalucía estudiaba retirar el concierto a este colegio concertado. Finalmente la madre ha decidido trasladar a la niña a otro centro tal como ha confirmado el abogado de la familia, Óliver Roales. Este viernes fue el último día de clase de la pequeña que, tras la Semana Blanca, seguirá estudiando en otro centro.

El letrado asegura que, según la madre, “la menor ha sido expulsada. No se estaba respetando el derecho a la educacion de la menor, no se le estaba tratando dignamente y se ha vuelto una situación insostenible“. La familia además estudian emprender acciones legales contra el centro. La organizaciones de transexuales han denunciado que hechos similares ocurren en otros tres colegios malagueños.

La fiscal andaluza contra la discriminación sexual de género, Flor de Torres, archivo elpasado mes de enero a investigación abierta. La fiscal abrió la investigación en septiembre tras la denuncia presentada por los padres de la niña transexual de siete años a la que el colegio, gestionado por una fundación dependiente del Obispado de Málaga, insistía en tratar como a un niño.

De Torres llegó a advertir a los responsables del centro de que si no cambiaban de postura les tendría que denunciar por discriminación, sin embargo, en una resolución firmada hace unos días, la fiscal decreta el archivo de la investigación al entender que la actitud del centro no es constitutiva de delito.

Desde que inició la investigación, De Torres se había mostrado partidaria de mediar entre el centro y la familia de la menor para llegar a un acuerdo sin tener que denunciar el caso. En su escrito, la fiscal relata los pasos principales de esta negociación, en la que también ha participado la Consejería de Educación, que ha anunciado la apertura de un expediente al colegio y le ha amenazado con retirarle el concierto si no respetaba la identidad de género de la niña.

El Ampa (asociación de padres y madres) del colegio entregó a los alumnos una nota en la que informan del archivo del caso “con la esperanza” de que esta información mantenga a los padres “con la tranquilidad necesaria y la confianza” de que el conflicto se resolvería en breve. En la circular, el Ampa asegura también que ni el centro ni la fundación han recibido notificación del expediente administrativo.

Fuente:  cadenaser.com /JESÚS SÁNCHEZ   22-02-2014 – 11:00 CET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *