Huellas

Cuando mi compañera Conchi de los Ríos y yo escribimos Huellas no podíamos imaginar que un pequeño cortometraje de apenas tres minutos podía conectarnos con familias reales que de alguna manera vivían o habían vivido la historia de nuestros protagonistas. De forma inesperada, la página de Huellas en Facebook comenzó a recibir comentarios de mujeres que nos felicitaban por nuestro trabajo y nos agradecían dar visibilidad a la problemática que vivían sus hijxs. Estos comentarios nos llenaron de orgullo y dieron un nuevo sentido a Huellas, que desde ese momento dejó de ser nuestro para convertirse en el grito de muchos niñxs que quieren ser escuchados y que cada día tienen que enfrentarse a una sociedad que trata con crueldad a quienes no siguen los patrones habituales. Niñxs que, a veces, son incluso unos desconocidos para sus propios padres que prefieren cerrar los ojos antes que enfrentarse a la realidad. Afortunadamente, los mensajes que nos llegaban no tenían nada que ver esos padres si no todo lo contrario. Lo que sus palabras transmitían era orgullo y fuerza. Orgullo por el amor a su hijxs y fuerza para luchar por su dignidad. Así fue como conocimos la existencia de Chrysallis, Asociación de Familias de Menores Transexuales, y como creadores de Huellas nos sentimos también muy orgullos de extender su mensaje por donde quiera que nuestro corto va. Desde su estreno en junio de 2013, Huellas ha sido seleccionado en varios festivales dentro y fuera de España, y ganado premios en algunos de ellos. Siempre que pude, asistí para presentar mi corto y dado que me pongo muy nervioso cuando tengo que hablar en público sobre temas que afectan mi sensibilidad, decidí escribirme un guión por si me quedaba en blanco ante el micrófono. Me hubiese gustado haber podido compartir esos momentos tan importantes para mí con todas las familias que forman Chrysallis y también con aquellas que aún andan perdidas. Como no pudo ser así, os dejo aquí una copia textual de las palabras que con voz temblorosa pronuncié ante muchas personas que al finalizar aplaudieron con entusiasmo… y os puedo asegurar que no fue por mi presencia.

         “Esta noche no voy a hablaros de nuestro corto, ni tampoco me voy a extender en agradecimientos, esta noche quiero hablaros de unas madres a las que tuve el placer de conocer a través de la página de Huellas en Facebook. Ellas forman parte de la asociación Chrysallis, Asociación Estatal de Familias de Menores Transexuales. Hace unos días me puse en contacto con Mª José, una de éstas madres, para contarle que quería hablar de su asociación en mi presentación de Huellas. Le pedía información sobre el trabajo que realizan y por supuesto su autorización para nombrarlas. Su respuesta fue la siguiente:

Gracias por pensar en nosotros…sería estupendo que se nos visibilizaras, y por supuesto que puedes nombrarnos… lo que no se visibiliza, no se normaliza, y por ello los papás y las mamás estamos tan agradecidos a este corto. Todo comenzó hace alrededor de un año, cuando algunas familias andaluzas conseguimos reunirnos y nos dimos cuenta que no estábamos solos y que seguramente habría muchísimas más familias en nuestra situación. Como asociación llevamos desde julio y ya somos unas cincuenta familias de toda España, y eso que sólo han pasado 3 meses. En este poco tiempo hemos conseguido algunas cosillas. Los menores trans son una realidad, siempre lo han sido, solamente que ahora por suerte hay familias que luchamos por nuestros hijos por encima de la sociedad… es duro, pero vale la pena.

A estas madres y a todas las que luchan por la dignidad de sus hijos, va dedicado Huellas esta noche.”

Huellas no está disponible online al público en general pero todas las personas que, a raíz de este testimonio, quieran verlo pueden hacerlo pinchando en este link:

VIMEO

CONTRASEÑA: 123

Espero que algún día no sea necesario hacer cortos como Huellas. De momento, nos daremos por satisfechos si ha podido servir para que alguna persona recapacite sobre el tema y abra su mente.

Abrazos para la familia Chrysallis.

José Manuel Silvestre

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *