I Jornada Informativa sobre menores transexuales de UNESCO C.A.M.

CAM01063

José Joaquín Álvarez de la Roza y María Pachón, responsables del área LGTBI+H del Centro Unesco de la Comunidad de Madrid

Con motivo de la puesta en marcha del primer área LGTBI+H que la Unesco ha integrado dentro de la delegación madrileña, se organizó ayer una jornada informativa centrada en la realidad de la infancia y adolescencia transexual.

Luz Modroño García, presidenta del Centro Unesco de la Comunidad de Madrid, abría la mesa situándonos en el marco legal que ampara los derechos fundamentales de las niñas y niños transexuales y resumiendo en una frase magistral un principio que se debería tener siempre en cuenta: Los derechos humanos, o son para todos, o se convierten en privilegios.

La sexóloga Almudena Herranz contribuyó arrojando luz sobre el hecho indiscutible de la diversidad y de las diferentes formas de ser los hombres y mujeres que sentimos ser en tanto que seres sexuados y de la importancia del “ser” por encima del “tener”.

Lo Trans* con asterisco, como término que engloba, que no busca las diferencias sino los nexos de unión y, por lo tanto, de fuerza, entre las diferentes formas de ser trans vino de la mano de Lucas Platero, que recordó también la importancia de trabajar por el respeto al propio cuerpo para generar personas felices que se disfruten y se sepan merecedoras de amor.

CAM01067

Marina de la Hermosa aportó su visión desde el acompañamiento a las niñas y niños trans, resaltando la importancia de generar vínculos de confianza, de facilitar espacios seguros de exploración y experimentación que vayan ampliándose a demanda de la niña o niño, de trabajar la creación de estrategias frente a las diferentes situaciones a enfrentar y de contribuir a la flexibilidad respecto a las formas y maneras de ser trans, no existiendo un único camino.

CAM01084Saida García expuso los problemas concretos que las familias deben enfrentar a la hora de conseguir que sus hijas e hijos tengan acceso al ejercicio de los derechos fundamentales, teóricamente reconocidos para cualquier ser humano. El derecho a un nombre, vinculado a éste, el derecho a la intimidad y al libre desarrollo de la personalidad se convierten en papel mojado cuando de su aplicación a la vida de una niña o niño transexual se trata. Defendió el derecho a la libre autodeterminación y reivindicó el cese de monitorización por parte de las autoridades,  concentrándolo en una frase: ni la identidad ni la dignidad pueden ni deben diagnosticarse.

Tras las intervenciones de varias personas del público asistente las conclusiones fueron encaminadas a que, si bien la situación actual es complicada, los agentes implicados están unidos para luchar y conseguir que se lleven a cabo cuales cambios del sistema sean necesarios hasta conseguir que la infancia y adolescencia trans sea equiparada en derechos a la del resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *