Glosario

  • Cirugía de “reasignación” o  de “cambio de sexo”: se refiere a las intervenciones quirúrgicas que se realizan a las personas transexuales para acomodar sus características físicas a las correspondientes al sexo reclamado. La expresión correcta sería cirugía genital.
  • “Diagnóstico de transexualidad”: En la cultura occidental moderna, la ciencia médica descubrió la posibilidad de promover la adaptación del aspecto de las personas transexuales, a los rasgos relacionados culturalmente con el sexo sentido como propio mediante técnicas químicas y quirúrgicas. La intervención quirúrgica, sin embargo, era considerada una castración criminal por diversas leyes y sólo era posible si existía una causa o justificación médica que explicara el beneficio de la intervención y exonerara al médico de toda responsabilidad. En este contexto aparecen los métodos de diagnóstico de la transexualidad (significativamente el protocolo Harry Benjamin) como enfermedad mental o trastorno mental que justifica la posible intervención médica. Aun hoy este planteamiento patologizador de las personas transexuales continua siendo aplicado por las instituciones médicas como condición para ofrecer tratamiento médico de adaptación o transexualizador. Los colectivos de personas transexuales y un número creciente de sociedades médicas promueven el abandono de este planteamiento y el reconocimiento de la identidad de género sentida por las personas sin necesidad de estigmatizarlas como personas trastornadas. La necesidad de atención médica derivaría no de un diagnóstico de trastorno si no de la conveniencia de facilitar la adaptación física de la persona para disminuir su sufrimiento psicológico y evitar posibles trastornos que deriven de dicha inadaptación, así como para facilitar su integración social.
  • “Disforia de genero”: según el DSM-V y CIE-10 (clasificaciones internacionales de patologías), define a la aversión manifestada por el individuo a los propios genitales. No es sinónimo necesariamente de transexualidad, en tanto en numero creciente de países (España, Portugal, Argentina, Hungría, Suecia, etc.) y ante un numero creciente de sociedades médicas la cirugía genital no es considerada un requisito para reconocer a una persona como transexual o concederle la rectificación registral de documentos. El que algunas personas transexuales necesiten modificar sus genitales, tampoco implica necesariamente que los aborrezcan. Del mismo modo, un número muy apreciable de personas transexuales no sufren un grave conflicto con su genitalidad y no aprecian las ventajas de someterse a un cúmulo de operaciones plásticas de gran dureza y con resultado aún poco satisfactorios. El grado de “disforia” es variable, e incluso inexistente en muchas personas transexuales, dependiendo, en gran medida, de las presiones externas que hayan sufrido a lo largo de su vida entorno a su cuerpo y su identidad.
  • Drag QueenVariante del transformismo en el que el sujeto se viste y actúa como una mujer de rasgos y vestimentas exageradas o con referencia a estereotipos muy marcados de feminidad, con una intención cómica, dramática o satírica. Una drag queen habitualmente se manifiesta en espectáculos públicos y más raramente en su vida privada. Ser drag queen en principio, y pese a las identificaciones sociales más habituales, no implica ningún tipo de orientación sexual o identidad de género concreta. El término puede proceder del acrónimo Dressed As Girl o de la referencia a los vestidos recargados utilizados en el burlesque de principios del siglo XX. En algunos ambientes y en referencia al slang se usa el término drag queen para referirse a quienes sienten, viven y representan una feminidad “real” y superlativa en contraposición a los “chicos en pantys” o travestis escasamente feminizados o “no pasables” en público.
  • “Experiencia de vida real” (ver “Test de vida real”)
  • Expresión de género: rol social que adoptamos como manifestación o expresión correspondiente a nuestra identidad sexual. Expresión de la propia definición de la personalidad que cada persona siente en cuanto al sexo propio con independencia de si se corresponde o no con lo socialmente aceptado para su sexo registral.
  • Identidad sexual: sexo psicológico subconsciente sentido como propio por cada persona y que le autodefine como hombre o mujer (en ocasiones como las dos cosas o como ninguna).
  • Género: el conjunto de características adoptadas, social y culturalmente, como expresión y manifestación del sexo de las personas.
  • Hombre transexual: hombre a quien al nacer se le asignó el sexo “mujer” en atención al binomio estadísticamente más frecuente vulva/mujer
  • Mujer transexual: mujer a quien al nacer, se le asignó el sexo “hombre” en atención al binomio estadísticamente más frecuente testículos y pene/hombre.
  • Orientación Sexual: Preferencia sexual de la persona por personas de la misma o diferente identidad sexual. Da lugar a la clasificación entre personas heterosexuales (preferencia por personas con identidad sexual diferente a la propia), homosexuales (preferencia por las personas con la misma identidad sexual: gay o lesbianas), bisexuales (preferencia por personas de ambas identidades sexuales), asexuales y pansexuales. La orientación sexual se describe como tendencia ya que, por ejemplo, el hecho de mantener relaciones con personas de la misma identidad sexual no siempre implica una orientación homosexual o bisexual.
  • “Test de vida real”: Conforme a los protocolos de Harry Benjamin y los manuales de diagnóstico(SOC) del DMS-IV antes de realizar la hormonación y operación genital se debe demostrar que la persona es elegible para el tratamiento y se le exige que viva durante dos años conforme al sexo sentido como condición para comprobar que es procedente la operación quirúrgica. En los planteamientos modernos de múltiples sociedades médicas y para los colectivos de personas transexuales es un criterio innecesario y que dificulta enormemente la integración social de la persona transexual, o bien es irrealizable en gran número de casos en atención al entorno social.
  • Transformista: Expresión artística en la que una persona se expresa, comporta y transforma su aspecto. El transformismo usualmente es una práctica teatral o lúdica que no implica una orientación sexual concreta ni identificación con el género que usa para su expresión.
  • Transexualidad: Diferencia entre el sexo asignado a la persona por otros al nacer, en atención a la combinación estadísticamente más frecuente entre identidad y anatomía genital,  y la identidad sexual o de género que la persona siente y manifiesta.
  • Travesti: Coloquialmente en los países de habla latina, término que sirve para referirse a quienes se visten o manifiestan como personas con sexo diferente al asignado al nacer . En Centroamérica y Sudamérica con frecuencia designa a la mujer transexual que se viste y comporta como mujer pero no pretende realizar la operación de reconstrucción genital (en contraposición a mujer transexual que sí pretendería esa adaptación quirúrgica). En paralelo también se denomina travestis a las personas que se visten y comportan conforme al sexo femenino sin pretender una transformación o adaptación de su cuerpo y que se suelen identificar como hombres o simplemente como travestis, en reivindicación de género propio. En términos psiquiátricos la palabra travesti designa a las personas que obtienen algún tipo de estimulación erótica por vestirse o practicar conductas fetichistas usando la ropa atribuida al otro sexo. El travestismo forma parte de las identidades trans.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *