Investigan posible discriminación a tres menores transexuales en sus colegios de Málaga

  • logo20minutosLos padres piden que les llamen por sus nombres y que puedan llevar el uniforme del género con el que se identifican.

  • La fiscal andaluza está mediando entre las partes para intentar llegar a un acuerdo y “aunar intereses”.

  • La Junta ha fijado unas pautas para que los inspectores las recomienden en los colegios.

La fiscal andaluza de Violencia contra la Mujer y contra la Discriminación Sexual, Flor de Torres, ha abierto unas diligencias de investigación para determinar si existe discriminación por identidad sexual en el trato dado a tres menores en centros educativos de Málaga.

De Torres ha explicado que se está mediando entre las partes para dar una solución a la situación que viven los tres menores, indicando que por su parte se pretende que se aúnen los distintos intereses y “exista un entendimiento” entre las partes.

Los padres piden que se les llame por su nombre y vistan el uniforme del género con el que se identifican los menores

Los progenitores piden que los niños, transexuales de seis, ocho y nueve años, sean llamados en clase con el nombre del género con el que se identifican, que puedan vestir ropas o uniforme masculino o femenino -según su identidad sexual- y elegir qué aseo utilizan, según ha adelantado este jueves el diario El País.

Desde la Asociación de Transexuales de Andalucía Sylvia Rivera, como parte interesada, se han felicitado de la rápida actuación de la fiscal, después de que dicho colectivo le trasladase las incidencias de los tres colegios de la provincia de Málaga, según han señalado a través de un comunicado.

Pautas a seguir por los centros

Asimismo, también han celebrado “las pautas que desde las Consejería de la Educación han sido fijadas tras la petición de información formulada por la Fiscalía”, apuntando que la Inspección andaluza envió este pasado miércoles un escrito “en el que fija las pautas que los inspectores deben recomendar a los centros“.

Han explicado que “la primera es adecuar la documentación interna del colegio –las listas de clase, el boletín de notas, el carné de estudiantes– considerando el género con el que se siente identificado el alumno”. Además, sugiere que el profesorado se dirija a ellos con el nombre que acuerden las familias y los menores.

Asimismo, se indica que cuando se hagan actividades en grupo “se tenga en consideración el género con el que el alumno se identifica; y que se reconozca o se acepte la posibilidad de vestir ropa o uniforme femenino o masculino, en función de la identidad sexual”.

Apoyo de las asociaciones y de la Junta

Desde ATA Sylvia Rivera, y en concordancia con esas pautas, han indicado que esperan que “a la mayor brevedad posible, la Consejería de Educación conteste a la petición de reunirse para consensuar el protocolo de actuación en centros educativos propuesto ya por la entidad a esta Consejería para que en el futuro se eviten interpretaciones subjetivas y contrarias al principio de igualdad y libre desarrollo de la personalidad”.

Según la presidenta de ATA Sylvia Rivera, Mar Cambrollé, el colectivo “ha amparado las peticiones de los padres y aboga por que los centros garanticen el libre desarrollo de la personalidad de los niños”. “De lo contrario, estarán discriminándolos por su identidad de género y vulnerando sus derechos”, ha asegurado, reiterando que la asociación ha enviado a la Junta una propuesta para consensuar el tratamiento que deben recibir en el colegio los niños transexuales.

La Junta confía en que se resuelva pronto el conflicto sin que afecte a los niños

Por su parte, desde la Federación Andaluza Arco Iris han pedido a la Delegación de Educación de Málaga “celeridad” en la resolución de los casos y han mostrado confianza en que la mediación de la fiscal “conseguirá que los centros entren en razón”. El presidente del colectivo y profesor de instituto, Gonzalo Serrano, ha indicado que en este caso “en su partida de nacimiento aparece un género y un nombre que juega en su contra, y que con toda seguridad cambiarán cuando sean mayores de edad”.

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha mostrado su “apoyo” a los tres menores, toda vez que defiende que “en estos temas se actúe con naturalidad” desde todos los ámbitos y con “extrema sensibilidad”.

Queremos que se resuelva pronto esta situación, y siempre de forma que no altere la vida normal de estos niños”, insiste la consejera, quien aboga por que la información “necesaria” para que la gente pueda conocer este tipo de situaciones “no llegue a la personalización de los casos”, ya que “lo normal es que esto se resuelva en un ámbito de discreción, sin alterar sus vidas en el ámbito personal y escolar”.

No confundir con la orientación sexual

Desde este colectivo han explicado es a los cuatro o cinco años “cuando todas las personas comenzamos a darnos cuenta de nuestra identidad de género“, apuntando que en la mayoría de casos “los chicos se reafirman juntándose con otros chicos y haciendo cosas ‘típicas de chicos’; lo mismo suele ocurrir con las chicas”. “Es precisamente a esta edad cuando una persona transexual va a comenzar a dar señales externas de su identidad”, han señalado.

Para Serrano, “es fundamental que no confundamos la transexualidad con la orientación sexual, pues no se trata de que el niño o la niña afirme o muestre sus gustos sexuales, ya que esto llegará con la adolescencia. Aquí estamos hablando de identidad, de lo que cada cual siente que es y, por eso, es fundamental que los colegios respeten la identidad de los niños transexuales, ya que no es un capricho”.

Fuente: 20 minutos (Europa Press)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *