LA LUCHA POR EL RECONOCIMIENTO DE LAS PERSONAS TRANSEXUALES

NOTICIA ORIGINAL: 8 AL DÍA

La lluita dels transsexuals pel seu reconeixement

Diego Marchante és un professor transsexual de Belles Arts de la Universitat de Barcelona. Ha aconseguit que la facultat li canviï el nom en les informacions burocràtiques de la universitat.

Parlem amb ell i amb Lídia Prieto, mare d’un nen transsexual de 6 anys, per analitzar les lluites de cada dia per normalitzar la seva situació.

TRADUCCIÓN LIBRE INTERVENCIÓN LIDIA PRIETO:

LIDIA: Tiene seis años, manifiesta que no es una niña, que es un niño directamente, nosotros empezamos el tránsito en el mes de julio más o menos, cuando acabó el curso escolar. Pero su nivel de frustración hasta que legó ese momento, fue total. De hecho, cuando tenía cuatro años, nos llegaron a recomendar mirar si tenía TDA (Trastorno del déficit de atención) porque era un niño con muchas frustraciones. No jugaba con los niños de su edad, siempre estaba un poco marginado, aunque era automarginación…

LIDIA: Él no se identificaba con los roles “femeninos”, como los vestidos. Yo le ponía una horquilla o unas coletas, cualquiera de estas cosas, ya era una lucha diaria. Yo maltrataba a mi hijo, lo maltrataba porque íbamos a la peluquería y siempre para él era demasiado largo. Nosotros probábamos un poco más corto, más corto, más corto….
PRESENTADOR: Porque a pesar de corto, era un peinado de “niña”…
LIDIA: Sí… es que no llegábamos a entender, realmente, sobre la transexualidad infantil, se empieza a visualizar ahora algo más. Porque él no se sentía cómodo, y ya a partir de los cuatro años aproximadamente, ya lo manifestaba abiertamente, o sea, eran peleas diarias, por cuestiones como el peinado, ropa….
A mí me faltaba mucha información, entonces lo que yo pensaba, era que mi hijo era una mujer, homosexual, “lesbiana”. Me faltaba información. Pero entendí que nada tienen que ver, la sexualidad, con la identidad.
Entonces con el tiempo empiezas a entender que no era una cuestión de sexualidad. No es que le gustaran las mujeres, es que era un niño¡¡¡., un niño¡¡¡

LIDIA: Sí, es que realmente, hay como dices tú, una serie de cosas en común entre todas las familias, que nos hemos encontrado y personas más adultas que es para todos igual. Para todos comienza de la misma manera.
Mi hijo es feliz. Mi hijo ahora mismo, no necesita ni psicólogos ni nada, la escuela, de maravilla, nosotros (Cataluña) tenemos ya un convenio de la Generalitat, donde a nosotros ya en las escuelas, tienen que tratar al niñ@, con su identidad sentida.

PRESENTADOR: sobre el tema del cambio, con sus compañeros de nombre “identidad”

LIDIA: Esto sucedió de la siguiente manera. Dani… nosotros ya veníamos de otro colegio P3 y P4 lo cursó en otra escuela y en P5 ya cambiamos a la actual, porque nos encontramos con que en la otra escuela estaba muy frustrado. No tenía amigos, y bueno, esto ya es otra historia. Entonces, cuando empezó P5 en la escuela “Sant Medir”, y bueno, su comportamiento en clase, era el de llamar mucho la atención. Su profesora me decía que hacía cosas “típicas de niños”. Hacía pipí de pie cuando iba al lavabo. Y bueno el rol se inició con sus compañeros, ya era más como un niño.

PRESENTADOR: Pero todavía lo veían como una “niña”

LIDIA: Sí¡¡, porque su nombre todavía era el de “una niña”. Pero de todas maneras sus compañeros, con los juegos y su forma de relacionarse, ya tenían un rol más masculino que femenino. Lo que hicimos es aprovechar las vacaciones, y en verano hace el tránsito, como se llama. Y primero, lo comunicamos a los padres. Entonces, los otros padres ya hicieron los deberes.

Se les ha de facilitar, tanto lavabos y vestuarios, así como se sienten, perdón…. Es que estoy viendo a mi hijo en la pantalla. Su sonrisa ya lo dice todo, como está mi hijo superfeliz. Esta foto fue del mismo día que empezamos el tránsito, que le cortamos el pelo como un niño, con su cresta. Mira que sonrisa¡¡¡ Y en la escuela, maravilloso. Lo comuniqué en el chat de los papis que tenemos, después fui a hablar con el director, llevé mi protocolo y bueno…. Decir que la escuela, genial, porque ha colaborado en casa, es decir, en septiembre vais a ver a vuestro compañero, antes compañera, es un niño, se llama Dani. Y como tal, tenéis que tratarlo, como un niño!!
Es muy sencillo, es un niño con vulva, y los niños, no tienen prejuicios. Es que no los tienen. Fue muy bien, muy bien. Los padres, también muy bien. La escuela ha colaborado mucho, pidió hacer una charla con mi asociación Chrysallis, para el personal docente y padres, acudieron todos, o casi todos, y está colaborando mucho para que mi hijo esté bien. Y también les falta información!!, siempre es lo mismo. De todas maneras tenemos casos también de otr@s niñ@s de la asociación que no están en una situación de ser “tan bien tratados”

PRESENTADOR: Comenta que es bueno este punto de normalidad.

LIDIA: De normalidad y visibilidad. Tengo que decir que poco a poco gracias a programas como el de “30 minutos” llegaron muchas familias, y decir también que estamos creciendo como familia en Chrysallis, cada día. A nivel estatal, ya hay asociadas unas 400 familias, y aquí en Catalunya más de sesenta. ¡Cada día más¡ a medida que va saliendo más información. Y los medios de comunicación nos dan más visibilidad. Hay muchos cri@s, o incluso padres, porque realmente somos nosotros quienes necesitamos ayuda, en este caso. Porque los miedos a veces te bloquean!. Nos faltan herramientas!

LIDIA: Gracias a vosotros por hacernos visibles. Y si me permites una cosa más… pues quería dedicar de alguna manera, esta entrevista a Alan Montoliu, que era un niño de Chrysallis que desgraciadamente esta sociedad, lo asesinó. Y lo digo como lo siento, esta entrevista va para él.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *