La necesidad de una Ley trans en Galicia

Autora: Inés Fernández

Texto escrito con motivo de la reunión celebra el 4 de febrero para tratar la necesidad de una Ley Trans en Galicia.

Buenos días, en primer lugar gracias a los organizadores por invitarnos a estas jornadas sobre el “porqué una ley integral trans” en Galicia

Pues bien, porque no la hay.

La ley del 2014, con el título de “Por la igualdad de trato y la no discriminación de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales en Galicia” sólo dedica 2 líneas a la transexualidad.

Yo tengo dos hijas, una cis de 6 años, Alma y otra trans de 8, Antonella.

En el ámbito legal una tiene derechos como el libre desarrollo como persona, que no se le excluya del sistema sanitario o la libre identidad,  como está recogido en la constitución, y la otra no.

En el colegio una  ve reflejada su realidad y la otra además de que no, le es negada, no existe.

En el ámbito sanitario la ley dice que se garantiza la atención según la necesidad y el criterio clínico, de las prácticas y para las terapias relacionadas con la transexualidad, sin mencionar a los menores trans.

Es decir que mi hija Antonella tiene una patología por expresarse como se siente y mi hija Alma no.

Desde que Antonella tuvo la valentía de contarnos lo que sentía con 7 añitos, si no llega a ser por Chrysallis no estaríamos como estamos ahora.

Hizo el tránsito en un colegio Católico donde no hemos tenido ni el primer problema desde que lo contamos, ni tampoco con la Pediatra, ni con la Endocrina, ni siquiera con el Sexólogo, que lo primero que nos dijo fue que nuestra hija no estaba enferma, la que estaba enferma era la sociedad, pero aún así para que el informe valga tiene que poner Disforia de Género.

Mi hija no tiene ningún problema con su cuerpo, tiene un cuerpo precioso, femenino y sobre todo sano.

Y ahora es por fin Feliz, ya no es insegura, ni triste, ni solitaria. La invitan a todos los cumples y comuniones. Ahora es Antonella.

A no, que no se puede cambiar el nombre aún, que lo tiene que decidir un juez y para que le pongan bloqueadores para no desarrollar caracteres secundarios que no la identifican tiene que esperar a que se instalen las hormonas, por si le hacen cambiar de idea.

Como le explico esto a mi hija, no quiero explicárselo. Nunca la he visto tan feliz en su corta vida y no quiero que cambie. Lo que quiero que cambie es la ley. Para que existan y estén amparados, quienes tienen la suerte de ser apoyados y quienes no.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *