Andalucía mantiene el expediente al colegio de la niña transexual

cabecera_portada

Aunque la fiscalía andaluza crea que no hay delito en el trato dado en un colegio de Málaga a una niña transexual, la Junta de Andalucía va a seguir adelante con el expediente abierto a la escuela, un centro concertado religioso dependiente del Obispado malagueño. Fuentes de la Delegación provincial de Educación aseguraron este jueves que la decisión de la fiscalía contra la discriminación sexual de género no afecta a la actuación de la Junta, que sigue pensando que el colegio puede estar discriminando a la menor y, por tanto, inclumpliendo las bases del concierto educativo que el centro mantiene con la Junta.

Educación prevé dar audiencia en los próximos días al centro, la primera de las tres fases que forman el expediente. Tras escuchar las explicaciones de la escuela, la Inspección educativa emitirá un informe y abrirá un plazo de alegaciones. De momento, la Junta advierte de que el colegio está incumpliendo las directrices marcadas por el Gobierno andaluz para garantizar que los colegios respetan la identidad de género de los menores transexuales.

En estas pautas, Educación pide que la documentación interna se adecúe al género con el que se siente identificado el alumno; que esta situación se respete en las actividades escolares de grupo; y que se le permita elegir qué aseo usa y si viste ropa o uniforme de niño o de niña. El centro de Málaga no está cumpliendo estas pautas y la menor afectada, una niña transexual de seis años, va a clase desde principios de curso vestida con el chándal del colegio (común para alumnos y alumnas) ante la negativa del centro a que use el uniforme femenino.

Cuando el consejero de Educación, Luciano Alonso (PSOE), anunció en diciembre la apertura del expediente, justificó la decisión en que el centro está lesionando los derechos de la menor y avisó de que había “obstruido” la labor de la inspección educativa.

La Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis lamentó ayer la decisión de la fiscalía de archivar la investigación sobre el colegio de Málaga. Los padres de los menores han difundido un comunicado en el que dicen sentirse “defraudados” por la fiscal contra la discriminación sexual, Flor de Torres, y criticaron que el caso se haya convertido “en una prueba de fuerzas entre instituciones” en detrimento de “los derechos fundamentales de la menor afectada”.

La asociación afirma que continuará trabajando para que “la actuación inmoral y reprobable del centro no quede impune”. También han querido mandar su apoyo a la familia de la niña afectada “ante cualquier acción legal que plantee” y han dejado claro que estudian “los posibles pasos a dar a partir de esta decisión”.

“Casos como este, son extraordinarios por inusuales, y ejercen de cortina de humo ante una realidad cada vez más patente. La identidad de género se manifiesta conscientemente en la persona entre los dos y cuatro años y es inmutable a lo largo de su vida”, afirma la nota.

El País (Reyes Rincón)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *