MI PRINCESA SARA

Autora: Toñi

Cuando mi marido y yo nos conocimos fue de las primera cosa en que estuvimos de acuerdo, el día que tuviéramos una niña se iba a llamar Sara, porque a los dos nos encantaba ese nombre por diversas razones.

Tras muchas dificultades, todo el que nos conozca las sabrá, llego ese día, me quede embarazada y era una niña, era mi Sara, yo como casi todas las madres ya pensaba en mi niña vestida de princesa en su cuarto rosa y así fue durante sus 3 primeros años. Era mi princesa, aunque a mi princesa le gustaba más un balón que jugar a las muñecas y unos botines másque unos tacones.

Cuando Sara tenía unos 3 añitos ya empezó a decir que era un niño, yo entonces le explicaba que no,  que tenia vulva que ella era una niña, ella no se quedaba muy conforme. Otras veces me decía que porque ella no era un niño que quería ser un niño, yo no le hacía mucho caso pensando que eran tonterías, y como acababa de nacer su hermana estaba con los celos…

Ella siempre fue una niña muy alegre y simpática aunque tímida, pero empezó a cambiar a ser mas introvertida y llevar la cabeza agachada por la calle.

Cuando quería que se pusiera un vestido o una falda o cualquier ropita de niña era un drama una verdadera guerra, y aunque ella al final se lo ponía, yo creo que por complacerme, iba como cortada por la calle, ¡ahora me le explico….!

Cuando Laura, su hermana pequeña, fue un poco más mayor  jugaban juntas a las casitas. Un día Laura me dijo “el hermano me ha pegado” yo la corregí y le dije no el hermano no la hermana y Laura me dijo, con 2 años, “¡que no, que Sara es un niño y se llama Dani!”, imaginad mi cara “¿¿qué dice esta niña??” a  partir de ahí pegaba el oído cuando se ponían a jugar. Sara siempre era el padre o el príncipe o el pirata mientras la pequeña cogía los roles femeninos.

El verano de 2014 estando en la piscina, creo que estaba discutiendo con ella para ponerle la parte de arriba del bikini que nunca se la quería poner y con lo que yo la veía monísima, nos dijo al padre y a mi “mama es que yo por fuera soy una niña pero por dentro soy otra cosa” cuando me dijo eso, saltaron todas las alarmas y me dije esto no puede seguir así.

Me puse a buscar información por internet y a ver reportajes sobre transexualidad infantil muchos de esos comportamientos coincidían con los de Sara, pero yo no podía dar ningún paso hasta que ella los diera

Entonces a primeros de 2015 ya fue empezando, primero fueron los pendientes que quería que se los quitara porque le hacían daño, luego fue el pelo que quería que se lo cortara para que por la mañana no le doliera los enredos y ya a finales de febrero, vio la foto de John el hijo de Angelina Jolie y Brad Pitt y le conté que nació con vulva pero que se sentía niño y por eso era un niño, entonces ella me miro y me dijo “eso es lo que me pasa a mi mama yo soy un niño y me llamo Alex”. Ese día ya empezamos a llamarle Alex y él feliz,  estaba preparada y empecé a tratarle en masculino comenzando lo que se denomina “el transito”.

Aunque yo estaba preparada el principio fue difícil, no por el niño, que él estaba encantado sino por nosotros. Yo entonces no paraba de mirar fotos de mi “niña” Sara, no podía dejar de llorar por los rincones pensando que ya nunca más iba a pronunciar su nombre ni a peinar su pelo.

Hasta que conocí a Maribel, una psicóloga de Sevilla que aunque con nada aparentemente a mi me ayudo mucho, cuando ella me dijo claramente que mi niña Sara nunca existió y que tengo un niño sano y feliz que se llama Alex. Así es, ahora mi “princesa Sara” es mi “príncipe Alex” un niño feliz, sano y guapo que me va a ayudar en toda esta experiencia, porque ya con 6 años que tiene me está enseñando más que cualquier libro.

Ahora mi niño Alex es feliz en todos los ámbitos, en el cole súper bien y en el barrio, con sus amigos de siempre, también muy bien.

Esta es la historia de mi niño, espero que les sirva a otras madres y padres para que ayuden a sus hijos a ser felices. Es eso al fin y al cabo lo que queremos todos los padres, que nuestros niños sean felices.

2 thoughts on “MI PRINCESA SARA

  1. Orgullosos de vuestro príncipe valiente. Habéis escuchado la necesidad de vuestro hijo y lo habéis aceptado, creo que es el principio fundamental de unos buenos padres.Os quiero familia.

  2. Eres una madraza con los ovarios bien colocados y aunque seguro que abra muchas como tu…yo te aplaudo a ti porque te conozco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *