Pequeña metáfora sobre la tansición

Autor: Lans Urban Pérez

Saltar. La decisión se toma como saltar, abandonando el mundo hostil de la tierra. Saltar desde 50 metros de altura hacia el mar. Claro que en el mar también hay tierra. No sabrás nunca si cuando te tires tocarás de pies en el suelo, ni la profundidad del mismo mar, pero tienes una ligera idea. Y saltas. La decisión ha sido difícil, tenías miedo de que las cosas fueran peor al lanzarte. Saltar, sin embargo, no se toma como un acto de abandono, sino de liberación. Tenías miedo de la presión de las cosas establecidas en la tierra. Tenías miedo de las cosas tal y como son. Pero en el mar no hay cosas establecidas. Tener miedo al vacío es normal, pero tú lo ves como una superación. Simplemente estás mirando hacia el mar, miras el horizonte, lo que te espera, y saltas. Saltas dejando atrás lo que se esperaba de ti, y saltas dejando constancia de lo que quieres que se espere de ti. La inmensidad del mar te hace compañía.
El tiempo mientras estás cayendo, sin embargo, es pesado y molesto. Ahora te preguntas: ¿y si el camino es más difícil? ¿Y si me ahogo en esta inmensidad? ¿Mi final será este mismo abismo? ¿Seré capaz de poder volver a la superficie una vez dentro del agua? ¿El impacto será doloroso?
Pero no te ha dado tiempo a hacerte atrás: ya estás en el agua. Continuas precipitándote dentro de ella, hasta que te llenas de optimismo y necesidad de vivir. No quieres morir. No, al menos, en este punto. Haces un esfuerzo y comienzas tu viaje de ascensión, mientras poco a poco te vas quedando sin aire. Parece que ves la superficie, pero no llegas. Empiezas a sufrir, ¿cuándo saldrás? Mientras caes en el pesimismo, haces un último esfuerzo y ya estás. Ya has salido.
Una vez en la superficie, te das cuenta: El camino es y será difícil. Pero es y será tuyo. Empiezas a nadar al principio con rapidez, fruto del miedo y la emoción: quieres concluir el viaje rápido, dejar atrás lo que se suponía que tenías que vivir, llegar a la orilla sano y salvo. El problema es que ni la ves.
Este detalle no parece importarte, no te preocupa, sabes lo que quieres, eres caprichoso, y más después de haber pasado por estas fases. Estás motivado por las sensaciones y emociones que sientes, nunca te habías sentido así.
De repente la marea sube y vienen muchas olas, al principio te estampas con algunas y piensas que te ahogarás. Recuerdas, sin embargo, que dentro del agua eres libre y te llenas de valor: observas, además, como no estás solo. Algunas de las personas que te quieren también saltan, y se acercan a ti para ayudarte. Observas también cómo las superan otras personas como tú, y empiezas a ver vagamente el trazado de la orilla.

Petita metàfora sobre la transició

Saltar. La decisió es pren com saltar, abandonant el món hostil de la terra. Saltar des de 50 metres d’alçada cap al mar. És clar que al mar també hi ha terra. No sabràs mai si quan et llencis tocaràs de peus a terra, ni la profunditat del mateix mar, però tens una lleugera idea. I saltes. La decisió ha estat difícil, tenies por de que les coses anessin pitjor al llençar-t’hi. Saltar, però, no es pren com un acte d’abandonament, sinó de lliberació. Tenies por de la pressió de les coses establertes a terra. Tenies por de les coses tal com son. Però al mar no hi ha coses establertes. Tenir por al buit és normal, però tu ho veus com una superació. Simplement estàs mirant cap al mar, mires l’horitzó, el que t’espera, i saltes. Saltes deixant enrere el que s’esperava de tu, i saltes deixant constància del que vols que s’esperi de tu. La immensitat del mar et fa companyia.
El temps mentre estàs caient, però, és feixuc i molest. Ara et preguntes: i si el camí és més difícil? I si m’afogo en aquesta immensitat? El meu final serà aquest mateix abisme? Seré capaç de poder tornar a la superfície una vegada dins de l’aigua? L’impacte serà dolorós?
Però no t’ha donat temps a fer-te enrere: ja estàs a l’aigua. Continues precipitant-te dins d’ella, fins que t’omples d’optimisme i necessitat de viure. No vols morir. No, al menys, en aquest punt. Fas un esforç i comences el teu viatge d’ascensió, mentre poc a poc et quedes sense aire. Sembla que veus la superfície, però no hi arribes. Comences a patir, quan sortiràs? Mentre caus en el pessimisme, fas un últim esforç i ja estàs. Ja has sortit.
Una vegada sortit a la superfície, te n’adones: El camí és i serà feixuc. Però és i serà teu. Comences a nedar al principi amb rapidesa, fruit de la por i l’emoció: vols concluir el viatge ràpid, deixar enrere el que es suposava que havies de viure, arribar a la riba sa i estalvi. El problema és que ni la veus.
Aquest detall no sembla importar-te, no t’amoïna, saps el que vols, ets capritxós, i encara més després d’haver passat per aquestes fases. Estàs motivat per les sensacions i emocions que sents, mai no t’havies sentit així.
De cop i volta la marea puja i vénen moltes onades, al principi t’estampes amb algunes i penses que t’ofegaràs. Recordes, però, que dins de l’aigua ets lliure i t’omples de valor: observes, a més, com no estàs sol. Algunes de les persones que t’estimen també salten, i s’apropen a tu per ajudar-te. Observes també com les superen altres persones com tu, i comences a veure amb vaguesa, el traçat de la riba.

One thought on “Pequeña metáfora sobre la tansición

  1. Felicitats ,Lans. Per que soc pare d’una noia trans i se lo dur que es per vosaltres saltar endavant .
    La meva filla ara per fi sembla annar endavant i millor. Una abraçada .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *