Piden que un colegio de Málaga deje de ser concertado por discriminar a una alumna transexual

Ni un minuto más se puede tolerar que en Málaga un colegio, que además es concertado, siga discriminando a una alumna transexual, saltándose así las exigencias de la propia Consejería de Educación.

Una a una están siendo incumplidas las pautas que ha establecido la Inspección Educativa de la Junta por parte del centro escolar dependiente de la Fundación Diocesana.

Pero parece que nada puede con los tentáculos del poder de la iglesia. Tras las amenazas de denuncia por discriminación por parte de la fiscal andaluza contra la discriminación sexual de género, Flor Torres, el Obispado ha pedido a la Fiscalía General del Estado que aparte del caso a dicha fiscal, que está investigando el caso.

Lo que ya nos faltaba es que pusieran un Fiscal del Opus Dei o algo así al frente de este caso. Esperemos que los Derechos Humanos se impongan al fanatismo religioso. Que el sentido común acabe de una vez con el sufrimiento que está pasando una niña de seis años. Ya está bien, por favor.

La Asociación de Transexuales de Andalucía considera una vulneración de los derechos de una menor transexual a su libre desarrollo de la personalidad, a su intimidad y dignidad, tal como se puede desprender de Derechos reconocidos en la Carta de los Derechos Humanos, la Constitución, el Estatuto de Autonomía y la LOE, y pide a la Junta de Andalucía contundencia en la resolución del conflicto, que se retire el concierto a la Fundación por anteponer sus creencias a los Derechos Fundamentales de la menor, considerando que es un delito a la intimidad usar los informes médicos de la menor sin el consentimiento de los padres o de la Fiscalía.

Recordamos a la Administración que en un Estado democrático y aconfesional debe prevalecer la idea de conjunto de valores inherentes al concepto mismo de Estado democrático. Cuando se producen conflictos entre la libertad religiosa y otros derechos habría que anteponer la identidad democrática como método de resolución de conflictos. El derecho a la libertad religiosa como derecho fundamental también tiene sus límites para no pisar otras libertades, por lo tanto también tienen responsabilidades les guste asumir o no.

Cáscara amarga (Mar Cambrollé)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *