Premio Pluma Activista 2016

Cuando las personas que ahora componemos las diferentes Juntas de Chrysallis fuimos conscientes de la situación de vulneración fragrante de los derechos fundamentales de nuestrxs hijxs por el hecho de ser transexuales nos convertimos, sin querer, en activistas. Cada cual venía de situaciones de vida muy diferentes, de activismos y luchas que nos atravesaban de una u otra manera, pero ninguna como lo hizo despertar del sueño (o pesadilla) cisexual.

Nuestrxs hijxs determinaron, con su simple existencia, que los cimientos sobre los que se asentaba el sistema tal y como lo conocíamos, eran de barro, de un barro ficticio y corrosivo que mantenía a la sociedad entera en una suerte de mentira colectiva de la que también formábamos parte.

Pero tuvimos el enorme privilegio de que se hicieran oír, la suerte de aprender a escuchar y acompañar respetando y de volver a empezar a aprender, junto a ellxs, de qué iba todo esto de la identidad, el género y la transexualidad.

Ninguna de las personas que ahora volcamos la mayor parte de nuestras energías en luchar, pensábamos entonces que ayer, día 12 de Mayo, íbamos a recoger el premio Pluma Activista 2016 que nos otorgaba la FELGTB como reconocimiento al trabajo realizado en defensa de nuestras hijas e hijos.

13234471_10154179691239133_1345381988_o

Que no te haces activista por los premios es tan cierto como que sentir que se reconoce nuestra labor con un galardón tan importante dentro del activismo como lo es este (no podemos olvidar que en ediciones anteriores se otorgó a Pedro Zerolo, por su lucha incansable o a J.L. Rodríguez Zapatero, por el matrimonio igualitario) te reconforta y colabora en la renovación de votos casi constante que tienes que hacer para seguir luchando duro hasta que, como decía ayer uno de los galardonados, podamos extinguirnos como activistas porque hayamos alcanzado todas nuestras metas.

Mientras tanto seguiremos adelante compartiendo ya, más que activismo, amistad, con muchas de las maravillosas personas que este camino común nos va colocando al lado.

Nuestro agradecimiento primero a cada una de las niñas, niños, niñes y adolescentes que nos permiten seguir aprendiendo cada día, a sus familias por prestarse a reaprender y a las personas que forman la FELGTB y que ayer nos recibieron y abrazaron como compañeras de lucha. Nuestro recuerdo más especial, siempre, a toda la infancia y adolescencia trans que, a día de hoy, no es escuchada ni respetada. Por ellxs nuestra lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *