TE DOY MI PALABRA… Y TE LA QUITO

Hace unos días me llamó una periodista de Onda Cero porque iban a  hacer un programa sobre niños diferentes y querían que hablara de tener un hijo transexual, era el programa de Isabel Gemio “Te doy mi palabra”. A mí “normal” y “diferente” son  palabras que no me gustan, pero si me invitan a visibilizar suelo acceder porque así puedo explicar.

Me aseguré de que supieran que era la Presidenta de la Asociación Chrysallis, por lo tanto activista, y de que se leyeran el  documento de información a los medios que habitualmente facilitamos. Nos citamos para hablar sobre el tema por teléfono, conversación que duro poco menos de una hora y aún recibí otra llamada para aclarar alguna duda.

Esta mañana me han llamado, la experiencia ha sido lamentablemente habitual. Cuando me ha ido a saludar Isabel Gemio y tras decir mi nombre se ha producido un silencio, dudo que no supiera leer mi apellido -a los anteriores invitados los ha nombrado con nombre y apellido- he intuido que leía la palabra que venía después: “transexual”, y no podía digerirla. De hecho no ha dado ninguna explicación del porqué me habían invitado a hablar en el programa y ha preferido dejar que fuera yo la que lo hiciera.

Poco a poco iba entrando en materia, aunque percibía que el enfoque que yo daba a las respuestas no le estaba dando lo que ella buscaba. El punto álgido se ha producido con su pregunta final: “¿… Y ahora supongo que están (luchando) por la operación…, por el cambio de sexo real?”

A mi esta pregunta a parte de parecerme incomoda e inadecuada siempre me suscita un aluvión de respuestas no todas muy educadas, pero aún así he intentado contenerme y contestar de forma didáctica, tampoco le ha gustado y  ME HA QUITADO LA PALABRA: “podemos hablar otro día de la transexualidad que ya lo hemos hecho en otras ocasiones” ¿y de qué esperaba que hablara? ¿Y en otras ocasiones qué ha entendido?.

Ella quería que le hablara de las dificultades, y uno de los mayores obstáculos que encontramos es trasmitir a la sociedad que ser transexual no implica ni enfermedad ni modificación a través de cirugías. Claro que es difícil de asimilar que tú como periodista eres parte del problema que perpetúa el estigma y la discriminación.

Para terminar y como guinda al pastel, el texto que acompaña a la entrada donde han colgado el programa en la web de Onda Cero:

ONDA CERO

Ya el padre del niño con autismo le ha explicado que lo suyo  no era una enfermedad sino una condición que le acompañaría toda la vida.

Es muy triste ver como bajo un halo de “buenismo” se esconden los prejuicios que tanto daño  hacen.

Si quieres escuchar el programa puedes hacerlo aquí, mi intervención a partir del minuto 39`30’’.

Natalia Aventín

http://www.ondacero.es/programas/te-doy-mi-palabra/audios-podcast/hora-ciudadana/hora-ciudadana-ninos-especiales-que-han-alcanzado-su-sueno_20160507572da4196584a8588190fe73.html

 

6 thoughts on “TE DOY MI PALABRA… Y TE LA QUITO

  1. A mí además, hay algo que me parece muy relevante para el análisis de la situación que nos expones: me da la impresión que conciben la transexualidad como una patología o trastorno al más puro estilo DSM al integrarla en un programa dedicado a niñ@s con discapacidades o patologías, y copio textualmente del resumen del programa: “En te doy mi palabra hablamos con niños que tienen alguna enfermedad y que a pesar de su patología han alcanzado su sueño”.

    Un saludo.

    • Yo también lo creo, pero esto no me lo dicen en ningún momento previamente ni durante. El padre del chico con autismo dice expresamente que su hijo no padece una enfermedad sino que vive con esta condición y también les ha dado igual.
      Es la prepotencia que da el privilegio de que el mundo sea interpretado para una parte de la población a la que perteneces.

      Gracias por la aportación

    • eso parece Alejandro, aunque no lo hubieran expuesto previamente y en la información que se les paso queda claro que no es así. El padre del niño con autismo les explica que su caso no es una enfermedad sino una condición y que en su capacidad musica interviene el esfuerzo y la constancia, lo han ignorado.
      El la prepotencia de quien tiene el privilegio de pertenecer a esa élite que interpreta el mundo según su realidad.
      Un abrazo

  2. Hola Natalia ,
    Te escuche en la radio el sábado y me cabreo mucho como te trato I.Gemio . Que falta de profesionalidad !! Llena de prejuicios y además parecía tonta o tomaba por tontos a los oyentes ; le daba vergüenza decir vagina y sus derivados… Y te cortaba y “traducía ” a los oyentes lo que ella no entedia o no quería entender … Que vergüenza ajena !!
    Vcv White fb

  3. Natalia, es q I. Gemio es imbécil, la pobre. No da más de sí. Le puedes explicar lo q quieras las veces q quieras, y no va a entender nada q no le explicasen las monjas en el cole…
    No hay q volver a darle cancha como “profesional”, y dedicarse a otrxs q tengan alguna neurona en uso.
    Ánimo!! Un besazo y gracias por vuestro trabajo incansable!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *