“Vio el autobús de El Intermedio y me dijo: ‘Este es el bueno, mamá”

Diario de Pontevedra  FUENTE

“Nos da lecciones todos los días. Hace que te des cuenta de con cuántos prejuicios vivimos”, dice Eva Vaz, madre de un menor transexual de Salceda de Caselas. Marc es, a sus nueve años, un ejemplo para su familia, para su escuela y para su comunidad. Enseguida se dio cuenta de que su sexo era masculino.
Eva se percató de que la identidad de su hijo no se correspondía con sus genitales desde que era un crío. “Siempre dice : Yo tengo potorro masculino. Vive su cuerpo con total normalidad”, comenta.

Marc tiene nuevo DNI desde hace casi un año. Eligió el mismo nombre que su ídolo: Ter Stegen, el portero del Fútbol Club Barcelona

A Eva no le gustan los eufemismos y habla muy claro sobre la transexualidad. “Yo he peleado y peleo mucho por este tema. Mi hijo vive con total normalidad. Está disfrutando de su infancia, como cualquier otro niño. Vive una infancia feliz”, subraya.

Marc inició hace algo más de dos años el tránsito social, que es el momento en el que las personas transexuales dejan atrás su papel masculino o femenino en el que se han visto obligados a vivir y se exponen a la ciudad con su identidad real. En este contexto, su hijo ha logrado otra pequeña victoria vital: que en su DNI figure su nombre de verdad, el de Marc, un derecho que se reconoce en España desde el año 2007 gracias a la Ley de Identidad de Género. “Tiene el nuevo carné desde abril del año pasado, con su cambio de nombre y todo”, recuerda orgullosa su madre.

¿Y por qué el nombre de Marc? Por el portero del Fútbol Club Barcelona Marc-André ter Stegen, que es su ídolo.

MÁS DERECHOS. Eva sigue reivindicando más derechos para su hijo y para todas las personas transexuales del país. Lo hace a través de la asociación Chrysallis, que trata de impulsar nuevos cambios legislativos con el Gobierno de Mariano Rajoy. “No nos rendimos”, afirma.

En este contexto, esta vecina de Salceda de Caselas se muestra indignada por la polémica campaña de Hazte Oir, que fletó un autobús contra la transexualidad. “Ver eso fue horrible. Podría soltar mil pestes sobre esta gente, pero no voy a darles el gusto ni la publicidad”, señala. “A mi niño trato de mantenerlo al margen de todo esto. Pero el otro día vio el autobús de El Intermedio (contra la transfobia) y me dijo: Este es el bueno, mamá“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *