Menú Cerrar

Andalucía: la aplicación Séneca, por fin habilitada para reconocer la identidad de género del alumnado trans*

Se dice que “nunca es tarde si la dicha es buena”. En este caso, no hay manera de reparar las decenas de situaciones de humillación pública a la que se ha venido exponiendo en Andalucía al alumnado trans por parte de centros escolares e inspecciones educativas (destaca la provincia de Almería, aunque se ha dado en casi todas). Centros educativos e inspecciones que afirmaban querer “cumplir la ley”, y al tiempo vulneraban los derechos fundamentales del alumnado trans, incumpliendo la Ley. Eso sí, el día de la Constitución, actos de celebración…

El día 23 de mayo de 2018, Chrysallis Andalucía se reunió con la Consejería de Educación (con el Secretario General de Educación y Formación Profesional, la Directora General de Participación y Equidad, y el Jefe del Servicio de Convivencia e Igualdad de la Consejería de Educación), que nos expresó el compromiso de habilitar una funcionalidad en la aplicación Séneca, que permitiera hacer figurar los datos correspondientes a la identidad de género (nombre y sexo) y al tiempo mantener oculto los datos registrales.

En julio de 2019, a través de varios correos, se volvió a solicitar la habilitación de esa funcionalidad, sin ni siquiera obtener una educada respuesta por parte de Educación; sí de la Consejería de Igualdad, en la que sí hemos encontrado apoyo en la persona de Ángel Mora, Director General de Violencia de Género, Igualdad de Trato y Diversidad.

En julio de 2020, Chrysallis Andalucía presentó queja ante el Defensor del Pueblo de Andalucía, quien con fecha 21 de septiembre de 2020 recibió respuesta de la Secretaría General de Educación y Formación Profesional de la Consejería, en la que se le decía que en efecto “Para facilitar el cambio del nombre y el sexo del alumnado en la documentación del centro de acuerdo con lo establecido en el Protocolo de actuación sobre identidad de género evitando posibles descuidos puntuales se ve aconsejable poder realizar el cambio de los datos del alumnado directamente en el Sistema de información Séneca que es la herramienta utilizada para la gestión de la información en los centros docentes andaluces”, pero que “se ha visto conveniente Implementar en Séneca un procedimiento específico para realizar los cambios necesarios en la ficha del alumnado a fin de que en la documentación de uso común en el centro aparezcan los cambios solicitados, de acuerdo con lo establecido en el Protocolo de identidad de género, preservando, al mismo tiempo, los datos originales para que puedan ser utilizados al generar la documentación oficial de uso externo al centro en tanto no se haya producido el cambio registral de los datos del alumnado, cuidando en todo momento la confidencialidad de los datos almacenados”. Y por ello, concluía, “actualmente se están implementando en Séneca los cambios oportunos y se espera que en breve esté disponible la posibilidad de modificar los datos del alumnado de forma segura y de acuerdo con lo contemplado en el Protocolo de actuación sobre identidad de género en el Sistema educativo andaluz”.

Cuando leímos “en breve”, ya nos supusimos que iba para largo; o al menos que se nos iba a hacer eterno. Está claro que los “tiempos” y la sensación de “urgencia” no es la misma según quien sufra las situaciones. Para el alumnado trans de la provincia de Almería, de Dos Hermanas, de Jerez de la Frontera, de Granada, de Huelva, etc.,  cada mañana en la que acudían a sus centros y se pasaba lista, el tiempo se paralizaba hasta que ese día por suerte el profesorado no se equivocaba al leer la lista. Pero otros días se producía el desastre, y con ellos los ataques de ansiedad, lágrimas, negativas a ir al centro, etc. Mientras que para el resto del alumnado la lectura de la lista es irrelevante y podían concentrarse en otras cosas, en fácil imaginar con un poco de empatía, qué situación ha tenido que vivir diariamente el alumnado trans.

Esa infancia y juventud que tan malos ratos ha pasado, y sus familias, hoy tiene nuestro mayor reconocimiento, por su valentía, que contrasta con la cobardía de sus centros escolares. Por suerte, la mayoría de los centros escolares de Andalucía sí están dirigidos por personas que actúan con sensatez, sin miedos y que priorizan su alumnado frente a su tranquilidad. A todos esos centros educativos, que son la inmensa mayoría, también nuestro agradecimiento y reconocimiento. Pero por fin, en febrero de 2021, aunque sea casi tres años después del compromiso de la Consejería y cuando el curso académico ya ha superado su ecuador, llega la ansiada “funcionalidad” en Séneca. Menos mal que las personas encargadas de poner en marcha esa funcionalidad o pestaña, no han sido las encargadas de desarrollar la vacuna contra el coronavirus. Fuera de bromas, también nuestro agradecimiento a quien ha dedicado su tiempo profesional a ello. Deducimos que el que haya sido una acabado 2020, quizá obedezca a razones no técnicas. Por cierto, sugerimos que cuando en la siguiente versión se rectifique la fecha (pone febrero de 2020, pero es de 2021; ojalá hubiera sido en febrero de 2020, no habríamos tenido que acudir al Defensor del Pueblo), en «Motivo» se sustituya la expresión «cambio de sexo sentido» por «Reconocimiento del sexo sentido». Nadie «cambia de sexo».

Pero aquí está, ya la tenemos en Andalucía. Ya el alumnado trans andaluz no es menos en este aspecto, que el de otras Comunidades cuyos protocolos prevén desde el principio el reconocimiento de la identidad de género en sus aplicaciones y programas de gestión.

Aquí se puede descargar el Manual de Usuario

Share
Publicado en Artículos sobre legislación, Notas de prensa, Nuestros artículos, Otros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.