Menú Cerrar

El hombre transexual que dio a luz

Freddy McConnell tuvo que dejar de tomar testosterona para empezar un tratamiento de fertilización

Cuando llegó a los 30 años, Freddy McConnell se dio cuenta de que había llegado el momento de formar una familia.

Fuente (editada): El Universo | Sociedad | 10 de septiembre, 2019

«No solo a las mujeres les surge el instinto maternal», dice este joven británico cuyo camino hacia la paternidad fue retratado por el documental Seahorse que se presenta esta semana en la BBC.

Lo que hace diferente la historia de McConnell es que tras haber hecho, frente a la sociedad, la transición de mujer a hombre hace algunos años, fue él quien dio a luz a su bebé.

No fue una decisión fácil, pero tener su propia descendencia era «lo más pragmático, la opción más simple», dice el periodista que trabaja para el medio británico The Guardian.

Congelar óvulos y conseguir un vientre de alquiler o iniciar un proceso de adopción (sobre todo como hombre transexual soltero), apunta, no siempre resulta un proceso exitoso.

Tratamiento

En una entrevista con The Guardian, McConnell recuerda su infancia feliz pero compleja, a raíz de que su identidad sexual no coincidía con la que le asignaron al nacer.

El hombre transexual que dio a luz
El primer intento de embarazo fracasó, pero el segundo dio resultados

De pequeño, McConnell, experimentó disforia de género, un término que se utiliza para describir la ansiedad que sufren algunas de las personas que se identifican con un sexo distinto al que le asignaron al nacer.

Como les ocurre a muchas personas transexuales, fue víctima de bullying en la escuela y de las burlas crueles de sus compañeres, porque su comportamiento no se correspondía con el que se esperaba de una niña.

Por culpa de la sociedad, el malestar con su propio cuerpo se fue intensificando hasta que, a los 25 años, decidió hacer la transición tomando testosterona.

Un año después se sometió a una cirugía en la parte superior de su cuerpo para quitarse tejido mamario.

Sin embargo, se detuvo al momento de considerar una histerectomía, la intervención para extraer el útero, cirugía innecesaria salvo para esterilizar a los hombres transexuales. Pero él no quería eliminar definitivamente la posibilidad de tener hijos.

Al dejar de tomar testosterona, McConnell volvió a menstruar
Al dejar de tomar testosterona, McConnell volvió a menstruar

Su madre, Esme Chilton, recuerda el día en el que su hijo le contó cómo se sentía.

«Estaba en la universidad, en Edimburgo, y se sentía bastante infeliz. Y me dijo: ‘Soy niño y quiero ser un niño, me he sentido así toda la vida'».

De hombre a padre

El documental relata el estrés que empezó a sentir McConnell cuando dejó de tomar testosterona con la idea de concebir y su cuerpo empezó a hacer el camino inverso al esperado por la sociedad para un hombre.

La falta de esta hormona hizo que, entre otras cosas, volviese a tener la regla. Esto hizo posible que empezase un tratamiento de fertilidad con el esperma de une donante.

Después de haber buscado información en internet y haber visto que parejas trans en Estados Unidos habían logrado concebir con éxito, McConnell se atrevió a intentarlo.

La primera tentativa no dio resultados, pero a la segunda se confirmó que estaba esperando un bebé.

McConnell se sabía niño desde pequeño, pero también tenía claro que quería formar una familia
McConnell se sabía niño desde pequeño, pero también tenía claro que quería formar una familia

Seahorse (caballito de mar, en español, una especie en la que el macho lleva a sus descendencia dentro su vientre) muestra también el momento en que McConnell da a luz en una piscina del hospital, acompañado de su madre.

Jack hoy tiene un año y vive junto a su padre en un municipio costero de Inglaterra.

Vivir en un pueblo pequeño rodeado del apoyo de su familia y amistades, dice, le resulta mucho más cómodo que, por ejemplo, hacerlo en una gran ciudad como Londres.

El futuro

Pero pese a que él cuenta con el apoyo de su núcleo cercano, sabe del rechazo y la incomprensión que sufre la comunidad transexual, y de ahí su decisión —pese a ser una persona tímida y reservada— de hacer un documental tan íntimo como éste.

Su idea con esta película, le dice McConnell a The Guardian, es normalizar la vida de las personas transexuales.

«Suena un poco tibio, pero pensé que podía ser una buena oportunidad para promover empatía», dijo.

«Creo que la empatía es clave para convencer a la gente de que las personas transexuales son, de hecho, bastante normales y llevan vidas que no son sensacionales ni aterradoras».

En cuanto a tener más descendencia, McConnell no lo descarta, pero cree puede aumentar su familia sin ser necesariamente él quien lleve al próximo bebé en su vientre.

Share
Publicado en NOTICIAS, Otras noticias

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.