Soy hombre, mis pronombres son los masculinos y mi nombre es el de Gabriel.

“Veintiuno de septiembre del año dos mil dieciocho. A quien corresponda.

En el día de ayer recibí una noticia que me partió por completo, me golpeó y dañó mi dignidad. Ayer, mi madre y mi padre recogieron el auto dictado el doce de septiembre de este mismo año en la localidad de Calatayud, provincia de Zaragoza, en la cual queda reflejado que mi nombre no puede ser cambiado en el Registro Civil  ya que se acogen al artículo 54 LRC y al 192 RRC de no sé donde, porque no queda registro de ello, aunque deduzco que debería saberlo, y como sospecho que no son artículos de la Constitución española no me queda más remedio que no poner de donde se sacan tales artimañas para atentar contra la dignidad de una persona.

Persona que lea, escuche o narre esto, mi situación es injusta, la situación de todas las personas trans lo es y no hay ninguna ley que nos proteja, no por lo menos como debería hacerlo. Tengo entendido que lo primero que se debe de hacer en todo el tema judicial, es proteger al menor (en caso de que lo haya, evidentemente). Con este auto que se ha redactado lo último que se hace es protegerme. Con este auto redactado, como dije anteriormente el doce de septiembre de este año y notificado por voluntad del juzgado el veinte de septiembre, con ocho días en los que no se puede recurrir o en los que desconoces por completo si por fin vas a poder sentirte un poco más cerca de quién eres, se está atentando contra mi dignidad e integridad social. Simplemente la redacción del mismo es injusta, transfoba e hiriente, obviando la propia sentencia. En este auto  no se refieren ninguna vez a mi persona en el género correspondiente, cada palabra con posibilidad de variación de género esta escogida en el género femenino, y eso seguro que incumple alguna norma ya que, como he dicho anteriormente en tres ocasiones, atenta contra mi dignidad como persona y resulta una ofensa contra mi ser.

Me han dicho que trate de cambiarlo a un nombre neutro, que espere a la mayoría de edad o que simplemente lo deje pasar porque al fin y al cabo sólo es un papel. Pero es que no saben que es el que se niegue constantemente a tu persona, que se te juzgue con ignorancia, que se te mire raro por no ser “normal” o simplemente ser algo fuera de lo común que incita a “probar cosas nuevas”. Querida persona cis, es decir, querida persona que afortunadamente se siente identificada con el género que se le asignó al nacer simplemente por poseer ciertos genitales siendo que el género es parte de la personalidad y esta se comienza a crear en la infancia, querida persona a la que corresponda este escrito, nunca va a saber la tortura que es esto. Repito, nunca. Es por eso que no entiendo como sois vosotras/os las que decidís si puedo o no cambiar mi nombre en el registro civil, las que dictáis las leyes a las que se han acogido sin saber que una parte de mi se ha desintegrado, y que me he visto realmente afectado porque se me ha negado ser. Se me ha negado existir como hombre, en realidad ni siquiera se me ha negado algo tan impactante. Se me ha negado cambiar mi nombre a Gabriel Delgado Suárez por el simple hecho de que igual da lugar a error, a confusión, a equívoco. Se me ha negado algo que para la gran mayoría es insignificante, pero que para mí lo es prácticamente todo. Que puede dar lugar a equívoco. Lo más curioso es que la persona que redactó el auto, ni siquiera se ha citado conmigo para hablar o para simplemente verme. Dar lugar a confusión, ¿a caso la gente de mi entorno, conocida y desconocida, está confundida? Que yo sepa no. Que yo sepa los desconocidos ya me tratan en masculino por mi apariencia física, así que yo creo que la confusión se genera ahora al ver que en mi DNI figura un nombre en femenino, que no voy a mencionar porque me ha creado muy malas experiencias, y sólo el escucharlo o leerlo me provoca un malestar tremendo. La confusión se dará en agosto del año que viene ya que debo renovar mi DNI y para entonces ya habré entrado en tratamiento hormonal con testosterona y, por lo tanto ya tendré caracteres interpretables como masculinos como la voz grave o ligera barba. Esa será la verdadera confusión y ¿entonces vuestro artículo 54 Lnosequé dónde quedará?

Se me recomienda, como también he comentado antes, que trate de poner un nombre neutro como bien sería Gabi. Pero es que no quiero, ¿por qué soy yo el que se tiene que retractar, el que tiene que corregir? Se retractan y corrigen los errores y las injusticias y yo no soy ni un error, ni una injusticia y mi nombre tampoco. ¿Sabe que tampoco soy? Alguien neutro. Soy hombre, mis pronombres son los masculinos y mi nombre es el de Gabriel. He presentado informes de todo: instituto, orientación, psiquiatría y endocrinología, ¿qué más se necesita? Bueno, igual se necesita ver a la persona, intercambiar algunas palabras y comprobar que de mujer tiene poco aunque sea un poco afeminado. Y aunque fuera totalmente femenino, ¿qué más da? Solamente yo puedo decidir quién soy y cómo debo referirme a mí mismo.

Persona que ha recibido esto, si sólo fuera por mí. Si solamente fuera esta injusticia la que se ha cometido con todo el colectivo trans, no me importaría prácticamente nada, pero como esto es constante, como este rechazo es continuo, no puedo quedarme de brazos cruzados porque, iba a decir que mi sentido de la justicia está muy desarrollado, pero como esto se ha hecho a través de ella y por lo tanto es “justo”, no diré que tengo sentido de la justicia en absoluto porque ya veo cómo va el tema.

Querida persona a la que le corresponda leer y entender este escrito, soy una persona tan válida como usted lo es, soy una persona con las mismas obligaciones que usted, con sus mismos derechos. Dígame una cosa, ¿a usted se le ha negado ser? ¿Se le han negado sus pronombres, su nombre, su identidad, su orientación, se le ha cuestionado la ropa que lleva, el peinado que escoge, la sección de ropa donde compra, se le ha intentado corregir ciertos aspectos asociados a genitales, mirado mal por simplemente existir o tachado de persona no válida? Lo más seguro es que no, y en ese caso como nunca va a sentir la exclusión que sufre el colectivo LGBT y en especial la T (que no es de torrijas), y aún más específicamente siendo menor trans, no es persona para decidir si yo puedo llamarme Gabriel o puedo llamarme Taburete. Y si por algún casual sí sabe lo que es todo lo anterior, sí lo ha vivido en sus carnes y sí lo ha sufrido como nosotras, las personas trans lo hacemos, entonces debería no haberle importado todo lo que ponía en los artículos sin sentido a los que se han acogido, porque sabría lo que ese pequeño logro supone en nuestras vidas.

El día de ayer fue el segundo día más terrible de mi vida y el más frustrante, sin lugar a dudas. Me derrumbé por completo en mitad de clase y no fui capaz de levantarme de la silla cuando sonó la alarma de ir al recreo, a penas comí y estuve enfadado el resto del día, hoy lo sigo estando. Si para vosotros eso es proteger al menor, si para vosotros eso es justo entonces no reclamo que se repase el auto, pido clases de ética para todas las personas que crean que esto está bien.

Toda esta injusticia está afectando mis resultados académicos, atentando contra mi moral, contra mi integridad y dignidad social y contra mi persona. Supongo que con este escrito se deberá replantear la situación ya que el auto redactado carece de sentido. Yo voy a seguir haciendo ruido y voy a conseguir que se me permita ser quien soy, y si hace falta tendré que empadronarme en otra ciudad, cosa que  hacen bastante a menudo las personas trans para cambiar su nombre en el registro civil y cosa que me planteado yo seriamente en las últimas 24 horas. Y es penoso que en un país libre como lo es España se tenga que recurrir a estos trucos.

Estimada persona que lea esto, espero que no esté orgullosa de la justicia de este país, espero que esto que he escrito le haya hecho pensar, espero y deseo lo mejor para usted, tan solo pido comprensión y aprendizaje,

Tenga un buen día,”

GABRIEL Delgado Suárez.

Share

5 thoughts on “Soy hombre, mis pronombres son los masculinos y mi nombre es el de Gabriel.

  1. Ánimo Gabriel!!!!
    Seguro que vas a conseguirlo.
    Enhorabuena por tu escrito, por tu entereza, por tu ética, por tu personalidad, por tu madurez, POR LA GRAN LECCIÓN que das en tus palabras.
    Y GRACIAS. Grcias por abrir camino: nosotros acabamos de iniciarlo, con nuestre hije, de 12 años

  2. No hay palabras para expresar tanta indignación. Estamos contigo Gabriel. Ve hasta donde te has que ir y siempre serás GABRIEL ánimo!!!!

  3. ERES GABRIEL y quien no lo vea y lo acepte tiene un gran problema.
    A nosotros nos acaban de conceder el cambio de nombre de Alex. Teníamos tanto miedo a q nos lo negaran….. te entendemos y apoyamos en lo q necesites 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.