Nadie quiere hablar de ‘asesinato social’ cuando el suicidio es de jóvenes trans

Hoy es el Día Internacional de la Homofobia, Bifobia y la Transfobia (IDHOTB) y desde 1 de cada 10 queremos tener muy presesntes a les chavales trans, por eso hemos invitado a Saida García Casuso (@Hipatia75) y Natalia Aventín Ballarín(@NataliaBNSQ ), de Chrysallis (Asociación de Familias de Menores Transexuales a escribir en nuestro blog.

Fuente: 20minutos    

 

Foto: SGC

Muere una (otra) persona trans, se suicida, tenía… pongamos que, 15 años.

La sociedad se da golpes de pecho, le dedican un par de minutos en los telediarios, una breve reseña en prensa escrita. Puede que tengamos suerte y en redes la reacción se alargue unos días.

En ese par de minutos de gloria televisiva la presentadora mal generalizará en varias ocasiones a la víctima.

La reseña en tal o cual periódico de tirada nacional hablará de alguien que había nacido en un cuerpo equivocado, poniendo especial interés en si había conseguido o no su hormonación y en cualquier otro dato que pueda resultar (para ese medio) de interés.

Por redes el debate durará algo más y podremos disfrutar de todo tipo de iluminados comentarios sobre la dictadura de lo políticamente correcto, planteando si el mundo se está volviendo loco o si una persona con 15 (o 12 o 6 o 19) es capaz de conocer su propia identidad sexual.

Unos cuantos golpes de pecho más, unas pocas velas blancas y…

La persona pasará a engrosar las estadísticas sobre suicidios en personas menores de dieciocho años. No se respetará su identidad ni después de muerta. Porque con 15 años, en España, las personas trans en muy contadas ocasiones han podido modificar la inscripción registral relativa al sexo y sus derechos fundamentales son violados en la vida y en la muerte.

Fin de la historia.

O no. Vuelta a empezar.

Lo cierto es que las personas trans no se suicidan. Son asesinadas.

Porque las personas trans no se suicidan por ser trans, ni porque ello lleve un sufrimiento intrínseco que no sean capaces de soportar. Se suicidan porque el sistema, creado por una mayoría aplastante de gente cis, las oprime hasta conseguir extinguirlas.

Y ninguna persona cis quiere escucharlo, ni mucho menos, sentirse partícipe del problema, pero es la realidad.

Porque cuando la persona a la que hemos despachado con dos titulares mal puestos y un par de golpes de pecho tenía 3 años y se dio cuenta de que algo pasaba en torno a su identidad sexual, sus referentes, personas adultas cis desinformadas, no supieron qué hacer con aquello, miraron para otro lado y lo dejaron pasar o, peor aún, quisieron corregir y explicarle que no podía ser, que estaba confundida, que lo que marcaba su identidad estaba entre las piernas, no entre sus orejas.

Entonces, puede que esta persona aprendiera la lección y dejara de decirlo, para tranquilidad de su entorno, interiorizando su propia identidad como un problema. Uno de esos de los que avergonzarse y esconder bien al fondo, donde nadie pueda encontrarlo. Porque si dejas que lo vean, las personas adultas se ponen nerviosas. Si dejas que lo vean, las amistades de clase te hacen preguntas incómodas. Si dejas que lo vean, tu familia discute y se culpan entre sí y no saben qué hacer contigo, no saben si apuntarte a fútbol o comprarte más muñecas o que pases tiempo con papá o que mamá no haga tal o cual cosa.

Porque el problema es de la persona trans, que no nos encaja. Que no nos encaja en los libros de texto que hemos elaborado dejándola fuera. Que no nos encaja en los cuentos infantiles ni en las series de dibujos animados. Que no nos encaja en el sexo que, nosotras, personas (cis), hemos decidido que debe tener mucho tiempo antes de que nazca.

Porque las personas que la quieren, quieren lo mejor para ella. Esas personas, cis todas ellas, no desean para su criatura que sea trans. Porque tú siempre quieres lo mejor cuando formas una familia, quieres que tengan una vida fácil, no como la vida de las personas trans que salen en las noticias. No como la vida de las personas trans que trabajan en las rotondas. No como la vida de las personas trans que se tienen que ir de casa con 12 años para poder vivir libremente su identidad o para huir de los maltratos. Entonces, esas personas, deciden negar lo que está pasando. Y creen que, negándolo, se le va a pasar, como los berrinches cuando tenía 4 años y quería una golosina a deshoras o como los vaqueros que con 13 tan insistentemente pedía y que apenas se puso un par de veces.

Lo terrible de todo esto es que la identidad no se te pasa, a veces la persona deja de decirlo (o no se atreve a decirlo nunca), a veces se rinde, a veces se corta los brazos, a veces se esconde dentro de sí tras unos ojos profundamente tristes, pero no deja de ser trans. Es trans en una sociedad que no espera ni está preparada para que existan las personas trans. Es trans sin apoyo de su entorno cercano. Pero sigue siendo trans.

esa sociedad no son las otras personas, no son entes sin nombre, ajenos a nuestra vida. Esa sociedad está compuesta por cada persona que da por hecho que tus genitales determinan tu identidad, por la persona del mostrador que te pide explicaciones sobre el nombre sin fijarse en quiénes escuchan esa conversación, por la gran cantidad de pediatras que no tienen formación ni la buscan y pasan por alto situaciones de transfobia, por la jueza que deniega un cambio de nombre, por quienes minimizan el sufrimiento de las personas trans alegando que tienen la piel muy fina, por el vecino que vota en contra de los derechos fundamentales de las personas trans, por el médico que se lucra dando charlas sobre transexualidad mientras en su consulta violenta impunemente a quien acude a solicitar tratamiento hormonal, también por las personas que asisten a escuchar sus ponencias, por las personas que siguen series de televisión tránsfobas y se ríen de las burlas, por la productora que capitaliza el estigma de las identidades trans, por la familia que mira a otro lado, sabiendo lo que pasa, esperando a que deje de pasar, a que no esté pasando, a que no les haya tocado, a no tener que explicarlo en el barrio, a no tener que enfrentarse a la realidad.

Y esas personas somos las que, cada día, con cada nueva negación, acción u omisión, asesinamos socialmente a les jóvenes trans.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.