Menú Cerrar

Por Ekai

Autora: Saida García Casuso

El dolor por la pérdida de Ekai nos ha dejado marcada la cicatriz de la ausencia, una cicatriz que nos recuerda que no podemos ser complacientes, que no nos sirven las buenas palabras a las que no acompañan los hechos, que el tiempo corre en contra de la vida, que la dignidad no se mendiga, ni puede esperar.

No es la primera vez que el tremendo dolor de la muerte sacude a nuestras familias. No es la primera, pero nos ha roto como si lo fuera. Es impensable albergar otro sentimiento que no sea de fracaso, de precipitación al vacío, de pérdida del suelo bajo nuestros pies.

Sentimos como propio un fracaso que lo es, al mismo tiempo que lo es de toda la sociedad y las instituciones. Por eso nos revisamos constantemente (y seguiremos haciéndolo) para intentar encontrar la mejor estrategia, la forma de crear espacios cada vez más amplios donde se entienda y respete la diversidad en todas sus facetas, sin estigma ni excepción.

Ahora toca despedirse de Ekai, dejarle volar y seguir luchando, por eso hemos querido reservar un espacio para poder recordarle siempre en forma de estrella, libre, acompañándonos junto al resto de personas que ya no están.

Si quieres dejar tu deseo, tu mensaje o un poco de tu amor visítala.

Por último compartimos una relación con algunas de las muchas noticias o artículos que han hecho de altavoz del dolor y de las reivindicaciones para que no tengamos que lamentar nunca otra muerte.

canarias7.es diariodecordoba.com diariovasco.com efe.com  elmundo.es elpais.com europapress.es hoy.es gacetinmadrid.com laprovincia.es madridiario.es noticiasdegipuzkoa.com publico.es  togayther.es

Share
Publicado en NOTICIAS, Nuestras familias, Otros

Artículos relacionados

4 Comentarios

  1. Ester Albert

    Solo deseo daros un fuerte abrazo a Elaxar y Ana, ya que el destino quiso que vuelen juntos EKAI y ALAN para dar una leccion a muchos y poder ayudar otros. Os quiero.

  2. tarifabox

    En uno de los barrios donde paso buena parte de mi vida profesional, el más pobre y desastrado del país según la prensa,  asesoro estas semanas  a dos transexuales, uno varon hacía mujer, otra mujer hacía varón. Se han conocido hace unos meses y decidieron vivir juntos. Ahora ha resultado que la mujer que transita hacia varón, está embarazada. Y estamos definiendo cómo vamos a resolver la inscripción de la criatura pues al mismo tiempo la madre biológica acaba de recibir la documentación y NIF que la acredita y reconoce varón y al que transita a hombre se la entregarán en unas semanas después de que hemos realizado el proceso administrativo necesario. Nos queda ahora resolver la inscripcion en el registro civil alterando biología y legalidad. Por eso es más terrible la muerte de Ekai. El combate por la Libertad es largo, pero posible.

    • Saida García Casuso

      Buenos días.
      Salvando las cuestiones del lenguaje (un hombre trans no es una mujer y una mujer trans, no es un hombre, ni hace falta expresarlo de ese modo para que se entienda. Bastaría decir con que estás acompañando a un hombre trans embarazado de su pareja, una mujer trans y que las las dos personas van a tener el cambio registral antes del nacimiento de su bebé) no creo que suponga mayor problema dicha inscripción.
      En el momento del nacimiento el propio hospital emite un informe donde figurarán los datos del padre que ha gestado, a la hora de inscribir, la madre puede reconocer también su maternidad.
      Muchas felicidades para la pareja de parte de Chrysallis.

  3. Honor

    Ekai, nunca nos conocimos. Ni siquiera soy del País Vasco. Te conocí hoy por tu decisión de irte.
    Tengo casi 18 años y soy una persona no binaria. Sé qué es esperar un tratamiento que no llega. Sé qué es que los médicos te vean como si estuvieras bromeando. Lo sé perfectamente: llevo dos años y medio dando tumbos por psiquiatras y psicólogos que dicen que debo ser hombre o mujer. Incluso asociaciones me han propuesto fingir que sea una mujer transexual. Me negué y me sigo negando.
    Tu historia es exactamente igual que la mía, Ekai.
    Sé que no puedes leerme, sé que ya no estás aquí, pero me hubiera gustado conocerte para haberte dicho que no estabas solo. Que ojalá haberte conocido por Internet, por cualquier lado y que ojalá hubieras sido mi amigo, porque sé perfectamente por lo que has pasado. Y entiendo que te hayas ido; yo también lo habría hecho (y lo pienso a veces). Todo está mal. Espero que si hay algo más allá de la muerte estés escuchando lo que estoy escribiendo. Y si no, tu familia y tus seres queridos sabrán a partir de ahora que no es culpa tuya, sino de los médicos y de las leyes.
    Sé libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies