Menú Cerrar

Respuesta al artículo de la Sra. Freixas en La Vanguardia: NADIE tiene que “rescatar” a DANIEL

Desde Chrysallis, Asociación de Familias de Menores Trans, nos vemos en la obligación y por qué no decirlo, también en el deseo, motivado por el cabreo, el hartazgo y el cansancio, de responder a este artículo publicado en La Vanguardia, firmado por Laura Freixas, en el que una vez más se frivoliza, se insulta y se denosta nuestro proceder como orgullosas familias de menores trans*.
Sufrimos en dicho artículo un ataque directo, en el que se nos acusa, prácticamente, de animar a nuestra juventud a modificar partes de su cuerpo sólo porque les gusta el fútbol o aún peor, a contribuir a generar una sociedad que roza la distopía, en la que cualquier hombre desalmado puede cometer un delito y correr a cambiarse el sexo registral para librarse de la pertinente sanción.
Pues vayamos por partes. La libre autodeterminación de género, ese fantasma horrible que nos llevará al desastre según la Señora Freixas, resulta que es un Derecho, al que diversos tratados y declaraciones a nivel internacional instan a reconocer y garantizar. Los derechos de las personas trans, son derechos humanos. Así lo proponen documentos reconocidos, como decimos, internacionalmente como los Principios de Yogyakarta, o la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que en su resolución 2048 de 2015, hace un llamamiento a los Estados Miembros en relación al reconocimiento legal del género para que desarrollen procedimientos rápidos, transparentes y accesibles, basados en la autodeterminación. A nivel europeo ya son 7 los países que cuentan con legislación conforme con las normas internacionales de derechos humanos en materia de reconocimiento legal del género y a nivel estatal, además de estar trabajando por la aprobación de una Ley Trans Integral (bastante duramente y teniendo que, por el camino, responder a barbaridades como este artículo, todo sea dicho) también tenemos leyes que reconocen la libre autodeterminación de género, como la pionera en Andalucía, Canarias, Madrid, Catalunya y la Comunidad Valenciana, entre otras.
Valga este resumen con un poquito de cultura legislativa y de derechos para dejar bien claro que la libre autodeterminación de género es un derecho, necesario y vital para muchas personas, reconocido a múltiples niveles, consensuado social y políticamente y no una invención de Chrysallis ni de la perversa familia de Daniel, el protagonista del cuento que nos ocupa. Los derechos, señora Freixas, no se debaten y mucho menos se cuestionan. Los derechos se conquistan y se defienden.
Sigamos. Pone usted, entrecomillada, la palabra despatologización. Como si tal palabro también fuera una invención, un término volátil, sin peso y sin argumento que acaba de aterrizar en el panorama de la diversidad. Pues por seguir con la pedagogía, aclarar que la OMS y detrás de ésta, diversas sociedades científicas como la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, entre muchas otras, reconocen la diversidad de identidades de género como lo que son, una manifestación de la diversidad humana, desvinculándolas de cualquier tipo de diagnóstico que implique patología. Y hablando de Endocrinología, ¿no le parece que es un insulto cuestionar el papel del personal médico y científico endocrinológico, que ha estudiado y probado en innumerables ocasiones, que los tratamientos con bloqueadores de la pubertad son seguros? ¿Se atrevería quizá la señora Freixas a cuestionar los tratamientos para cualquier otro proceso, o es que hay un motivo inequívocamente ideológico, ligado a la estrategia de presentar a les menores trans*, sus familias y la industria farmacológica como seres monstruosos?
Y después de haberle aportado encantadas un poquito de pedagogía, ya que usted ha utilizado nuestro nombre y tergiversado un cuento infantil, nos atrevemos a realizarle unas cuantas preguntas, Sra Freixas:

  • ¿Ha utilizado inconscientemente un cuento infantil para cuestionar la identidad de la infancia y adolescencia trans* o lo ha hecho de forma totalmente consciente? ¿Se da cuenta de las consecuencias y la gravedad de las mismas hacía las infancias trans* que esto conlleva?
  • ¿Nos puede explicar por qué utiliza un titular (“Berta es un niño”) que nada tiene que ver con el título real del cuento al que se refiere (“En la piel de Daniel”)?
  • ¿Qué conocimiento tiene usted de nuestras realidades para afirmar tan rotundamente que las personas menores trans* son sometidas a tratamientos hormonales de por vida e incluso mutilaciones? ¿Está segura? ¿Puede aportar datos fiables?
  • ¿Se ha acercado a nosotras, las familias, para conocer nuestra lucha por el reconocimiento de las diferentes corporalidades?
  • Cuándo habla de personas autoidentificadas, ¿qué quiere decir? ¿usted no se autoidentifica?
  • ¿Está usted afirmando que nuestra infancia es una amenaza para la sociedad? ¿Está insinuando “algo” sobre la forma en que las familias acompañamos a nuestra juventud e infancia?
    Para ir terminando, tan sólo decirle que ha dejado muy clara su postura, Sra. Freixas. No hace falta una gran dosis de inteligencia, para tener conciencia de que ha utilizado la oportunidad que le da un periódico de gran tirada, para redactar un artículo en el que volcar toda su transfobia interiorizada o no, amparada por la libertad de expresión. La misma libertad de expresión que utilizamos nosotras para desmontarle sus falsos argumentos, pero desde una posición no tan sumamente favorable, pero sí de forma legítima, clara y contundente.

Estamos cansadas, hartas e indignadas, viendo como constantemente se utiliza a nuestra juventud e infancia para esgrimir argumentos falsos, potenciar la transfobia, el odio, la discriminación, las agresiones…
No lo vamos a consentir, se acabaron los silencios.
No vamos a consentir que nadie les quite su sonrisa
No vamos a consentir que se les roben sus infancias
No vamos a consentir que se pongan en duda sus derechos
No vamos a consentir que nadie rescate a nadie, Sra Freixas. Porque NADIE tiene que “rescatar” a DANIEL

Enlace a ese y otros cuentos de Chrysallis

Share
Publicado en Otros

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies